Ciudad de México.-La emoción se hizo esperar hasta el final, hasta la última de las 52 vueltas, y casi acaba con infarto general. En un desenlace dramático, Lewis Hamilton (Mercedes) pasó un mal rato para apuntarse su tercera victoria consecutiva . El inglés, que había dominado a sus anchas en los 51 giros, sufrió un pinchazo en la última vuelta y llegó a meta a tres ruedas, prácticamente arrastrando el coche, con el acoso de Max Verstappen, segundo.

Fueron los dos últimos giros lo mejor de un Gran Premio de Gran Bretaña muy previsible, dominado de cabo a rabo por los dos Mercedes, que se prometían el segundo doblete del curso. Sin embargo, el cambio de guion se preparaba para el final de todo. Los más perjudicados: Valtteri Bottas y Carlos Sainz, que vieron arruinadas sus buenas actuaciones, 11.º el finlandés y 13.º el español.

La salida deparó una de las mejores acciones que se le han visto a Carlos Sainz en los arranques. El madrileño, que partía 7.º de parrilla con el favor de los neumáticos más blandos (rojos), se emparejó con Ricciardo en la curva 3, se despegó de él, atacó a Stroll en la curva 6 por el interior para conquistar la 6.ª plaza, y a continuación, con un exterior por la curva 7 se comió a su compañero Norris para ganar la 5.ª posición. Espectacular. Mantuvieron sus puestos los demás, con Hamilton al frente desde la pole.

La emoción del arranque se interrumpió muy pronto, al finalizar la primera vuelta, por una salida de pista de Magnussen (Haas), por toque de Albon (Red Bull), que causó la aparición del coche de seguridad. Tras replegarse, los Mercedes pasaron a dominar la prueba, construyendo pronto un cojín de seguridad mullido sobre Verstappen.

La carrera, desde las primeras 10 vueltas, se fraccionó en dos mundos: la competición sin sombras ni amenazas en los primeros puestos, con Hamilton y su escudero Bottas, y por detrás, la pelea por las migajas, el tercer cajón del podio, y los puntos, con Verstappen, Leclerc, Sainz, Ricciardo y Stroll, todos en menos de 10 segundos de distancia.

Dos coches de seguridad

Los accidentes de Magnussen y Kvyat interrumpieron el dominio apabullante de los dos Mercedes al inicio de la carrera

El dominio de Mercedes sólo se veía interrumpido por un segundo coche de seguridad, en la vuelta 13, por un accidente aparatoso de Daniil Kvyat, sin consecuencias físicas para el ruso. La interrupción la aprovecharon todos los pilotos para cambiar de gomas, a duras (blancas), a excepción de Grosjean, con medias (amarillas), que no paró.

De esa situación se derivaron dos consecuencias: a Sainz se le coló Grosjean (5.º), un incordio para acercarse a Leclerc; y todos los contendientes se jugarían los puestos en la pista, en teoría sin más paradas. De la necesidad de acercarse al Ferrari surgió la virtud de Carlos de atacar al Haas por la quinta plaza, que conquistó en la vuelta 23.

El ataque de Sainz

El piloto madrileño, tras una salida soberbia, buscó el cuarto puesto de Leclerc, pero le faltaron vueltas para llegar al monegasco

Con media carrera por delante, Sainz tenía una misión: intentar llegar a Leclerc y pelearle la cuarta posición. Empezó estando a 3,5 segundos cuando adelantó a Grosjean (v. 23), pero se fue descolgando vuelta a vuelta, a 5,3 segundos en la 30. Mejoró en los siguientes giros, llegó a acercarse a 4 segundos, pero se quedó sin más vueltas para darle caza.

Sin embargo, la distribución que parecía cantada saltó por los aires en dos últimas vueltas de locura, dramáticas, con tres pinchazos: el de Bottas (v.50), que le dejaba fuera del podio; el de Carlos Sainz en la última vuelta, que le dejaba sin 4.º puesto; y el de Hamilton también en la última vuelta, que puso en jaque su victoria.
Agónico final

El inglés disponía de 31 segundos de renta sobre Verstappen y acabó con poco más de 5 de ventaja en la meta

El inglés tenía en el momento de pinchar 31,5 segundos de renta sobre Verstappen, que acababa de parar a calzar gomas blandas para apuntarse el punto extra de la vuelta más rápida. Hamilton mantuvo la calma, completó las 18 curvas del último giro con el Red Bull a la caza, pilotando su Mercedes a tres ruedas, con el neumático delantero izquierdo pinchado.

Carlos Sainz, que acabó 13.º, expresaba su frustración al perder el cuarto puesto. “De una vuelta para otra el neumático ha dicho basta. Es una faena. Me ha tocado a mí”, se lamentaba el madrileño, que había tenido “buenas sensaciones” durante la carrera. “Iba más cómodo con el coche que en las tres primeras carreras; una pena que no haya resultado”.

Clasificación

1. Lewis Hamilton (Mercedes), 1h28m01s283

2. Max Verstappen (Red Bull), a 5s856

3. Charles Leclerc (Ferrari), a 18s474

4. Daniel Ricciardo (Renault), a 19s650

5. Lando Norris (McLaren), a 22s277

6. Esteban Ocon (Renault), a 26s937

7. Pierre Gasly (Alpha Tauri), a 31s188

8. Alex Albon (Red Bull), a 32s670

9. Lance Stroll (Racing Point), a 37s311

10. Sebastian Vettel (Ferrari), a 41s857

11. Valtteri Bottas (Mercedes), a 42s167

12. George Russell (Williams), a 52s004

13. Carlos Sainz (McLaren), a 53s370

14. Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo), a 54s205

15. Nicholas Latifi (Williams), a 54s549

16. Romain Grosjean (Haas), a 55s050

17. Kimi Räikkönen (Alfa Romeo), a 1 vuelta

Abandonos: Kevin Magnussen (Haas), Daniil Kvyat (Alpha Tauri).

Nico Hülkenberg (Racing Point) no salió por avería.