Los trabajos para exhumar una fosa encontrada en Tetelcingo, en el municipio de Cuautla, Morelos, donde al menos 116 personas fueron enterradas sin ningún respeto de los protocolos internacionales, iniciarían hoy lunes en punto de las 6:00 de la mañana, sin embargo, el fiscal del estado, Javier Pérez Durón, llegó con seis horas de retraso, informó la periodista Denise Maerker en su programa radiofónico.

En el lugar se cuenta con la presencia de familiares de víctimas e integrantes de diversas organizaciones civiles, para observar la diligencia en la que participa personal de la Fiscalía General del Estado de Morelos (FGEM), la Procuraduría General de la República (PGR), la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), así como observadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

De acuerdo con Noticieros Televisa, los trabajos comenzaron con retraso debido a diferencias entre los peritos de la FGEM y de la Universidad Autónoma de Morelos. La Fiscalía informó que hasta el momento se tienen 88 opiniones técnico-científicas, así como datos de identidad y la causa de muerte de la mayoría de los cadáveres.

El hallazgo de la fosa ocurrió en noviembre de 2015, a partir de la búsqueda que hizo la familia de un hombre llamado Oliver Wenceslao, secuestrado y asesinado en 2013, cuyo cadáver, a pesar de haber sido identificado con pruebas de ADN, fue extraído de los frigoríficos de la FGEM y fue enterrado sin el conocimiento de sus familiares.

En ese entonces la a Fiscalía de Morelos dijo a través de un comunicado que sus empleados involucrados en estos hechos serían investigados por "incumplimiento de funciones públicas, ejercicio indebido de servicio público, violación a las leyes sobre inhumación y exhumación de cadáveres".

De acuerdo con el protocolo, la exhumación de los restos será el primer paso, después se revisarán sus fichas de identificación y por último se mostrarán muestras genéticas de las víctimas, proceso que podría finalizar hasta el próximo sábado.

Según la FGEM se encuentran 116 cadáveres en la fosa, que no estaba regulada, de acuerdo con un reporte de de la agencia británica Reuters, sin embargo, familiares de las víctimas aseguraron que son 148.

Al finalizar, las identidades de los cuerpos se registrarán en una base de datos que será hecha pública por la CNDH en su página web. Según medios locales, las diligencias apuntan que la mayoría de los cadáveres corresponden a víctimas del crimen organizado en el periodo de 2010 a 2013.