México.- Este 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales; pero esto no es motivo de celebración, pues, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, actualmente, cerca de 5 mil 200 especies se encuentran en peligro de extinción en el mundo.

De acuerdo con el organismo internacional, el 11 por ciento de las aves, el 20 de reptiles, 34 de peces y el 25 de anfibios y mamíferos están en riesgo de desaparecer en los próximos años.

Tan solo en México, al menos 171 animales endémicos se encuentran en peligro de extinción, según la Norma oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, Protección ambiental de especies nativas de México de flora y fauna.

El ajolote, la vaquita marina, la totoaba, el perrito de las praderas, especies de gorrión, ranas, colibries, el oso hormiguero, liebres y conejos, son solo algunos de los animales mexicanos que están en riesgo de desaparecer en muy poco tiempo.

Se considera que una especie está en peligro de extinción cuando sus áreas de distribución o tamaño de sus poblaciones han disminuido drásticamente en los últimos años, poniendo en riesgo su viabilidad biológica en todo su hábitat natural, debido a factores como la destrucción o modificación drástica del hábitat, aprovechamiento no sustentable, enfermedades o depredación; establece la NOM-059-SEMARNAT-2010.

Las especies que habitan este mundo se extinguen por la sobreexplotación de los recursos naturales de la Tierra, debido a las malas prácticas del hombre.

La tala de árboles, el cambio de uso de suelo, el calentamiento global y el cambio climático a causa de la excesiva contaminación y sobreproducción del hombre, hacen que la evolución de los animales no termine su ciclo natural.

Sequías, incendios, plagas, enfermedades, el uso de fertilizantes químicos, la contaminación del agua, son algunas las causas de la desaparición de la fauna y flora del planeta.

Si bien, miles de ejemplares están al borde de la extinción debido a las prácticas humanas, aún quedan cientos de animales y plantas que proteger para conservar la vida en el Planeta Tierra.

Prohibir la caza de animales, evitar la deforestación, reducir la cantidad de basura generada, evitar la contaminación de áreas naturales, el reciclaje, la composta y cambiar los hábitos de consumo, son algunas de las acciones que las personas pueden llevar a cabo para comenzar a cuidar del planeta.