México.- Más de dos mil migrantes centroamericanos se encuentran en el albergue provisional instalado en el estadio Jesús Martínez “Palillo”, en la alcaldía Iztacalco, quienes durante su estancia tendrán apoyo alimenticio, servicios de salud, jurídico, emocional o de empleo.

Este martes se sumó personal del Instituto Nacional de Migración (INM) para invitar a los migrantes -en su mayoría de Honduras, El Salvador y Guatemala- a regularizar su estancia en el país, dio a conocer el coordinador nacional de Protección Civil, David León Romero.

Entrevistado tras la reunión de coordinación entre autoridades federales y locales, dijo que personal del Servicio Nacional de Empleo (SNE) también instaló una ventanilla para atender a quienes, una vez solicitado su tarjeta de visitante por razones humanitarias, recibieron su CURP para buscar y tramitar una fuente de trabajo.

“El objetivo del gobierno mexicano es contar con una migración regular, ordenada y segura, por ello el proceso de regularización que se hace en todos los puntos de internación”, subrayó.

El funcionario federal aseguró que el propósito es "atender la situación de manera responsable, brindando oportunidades para estos migrantes que estoy seguro que 99 por ciento sale de sus países obligado por condiciones de violencia o de falta de bienestar y por eso caminan hacia el norte (Estados Unidos)”.

A su vez, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos capitalina, Nashielli Ramírez, informó que hasta las 07:00 horas de este martes se contaba con mil 800 migrantes en el estadio, “pero esta mañana sumaron alrededor de 120 más” y se esperan a más de 400 más durante el día.

Precisó que del total hay mil 045 hombres, 40 bebés menores de dos años, 14 personas de la comunidad LGBTTI y una persona con discapacidad motriz.

En tanto, el subsecretario de gobierno de la Ciudad de México, Arturo Medina, indicó que diariamente los migrantes reciben una alimentación balanceada “sin chile”, elaborada y preparada por elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar).

“Se les proporciona alimento balanceado como arroz con verduras. Ayer por la noche hubo pollo y en la mañana, ensalada de atún. Es diverso (el alimento) cada día hay variedad”, destacó.

Autoridades federales y locales coincidieron que en promedio, los migrantes permanecerán entre cinco y 10 días en el albergue, que tiene una capacidad para alojar hasta tres mil personas, y detallaron que dos familias ya solicitaron su retorno voluntario a sus países de origen.