#Guerrero

Héctor Astudillo: demagogia y militarización

Por Vania Pigeonutt, 2015-10-28 18:41

Cuatro filtros de revisión flanquearon el área de no más de medio kilómetro a la redonda. No es una caja fuerte, pero parece. La sala de sesiones del Congreso del estado lució como un búnker: decenas de policías antimotines resguardando los contornos enmarcaron la escena: a la vista zapatos lustrados, trajes sastres relucientes, oropel, terciopelo, hurras, vivas, acarreados; a la nariz, perfumes dulces, amaderados y chillantes que emanaron de los invitados.

Retacada de gente estuvo la avenida Trébol, adyacente al recinto. Cerca de ahí lo que formaba parte de la publicidad de una revista lució casi echa añicos. La sonrisa de la primera dama, Mercedes Calvo de Astudillo aún se nota en el poste ubicado a un costado de un negocio de comida donde entra y sale gente. Aunque las letras ya no se perciben, en ese anuncio la dueña del Colegio México da gracias a dios porque su esposo, Héctor, no ganó hace 10 años, cuando ascendió el PRD.

Otras curiosidades resaltaron mientras un mar de personas, unas 3 mil ó 2 mil contabilizó la prensa local, gritaban: ¡Astudiiillo!, ¡Astudiiillo! Las porras rivalizaban con el sonido de bandas de chile frito, como se conoce aquí en Guerrero a los sones típicos de la costas que hacen piezas como “Caminos de Chilpancingo” y la “Feria Chilpancingueña” que tanto, él mismo ha dicho, le gustan al nuevo mandatario. Tras las porras, papelillos de colores s
uspendidos en el aire.

Como un cantante de rock en misa, un libro de “El Principito” desencajaba. Resaltaba de la mano de un joven ubicado en la fila de transportistas, grupos que organizaciones sociales consideran de choque por servir al poder como vallas en ese tipo de mítines. La  Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (CETIGToma de protesta de Astudillo (3)) y de la Confederación de Organizaciones y Sitios de Transportistas del Estado de Guerrero (COSTEG) allí juntos pausaron sus pleitos.

De la mano del muchacho, que cargó una versión del escritor francés Antonie de Saint- Exupéry, no se distinguía la página en la que iba. Aunque si leyó abstraído en medio de tantas charlas que hacían mención al nuevo gobierno: “¡Orden y paz!, ¡Ya llegó el orden y paz!” soltaron en tono burlesco dos choferes, en referencia al lema que Héctor Astudillo ensalzó en campaña.

En uno de los capítulos de ese cuento que conmueve a miles de personas se lee:

–¡Un día vi ponerse el sol cuarenta y tres veces!

Y un poco más tarde añadiste:

–¿Sabes? Cuando uno está verdaderamente triste le gusta ver las puestas de sol.

–El día que la viste cuarenta y tres veces estabas muy triste ¿verdad? (…)

43. El número no se vio de las manos de quienes sí portaban banderillas con diferentes lemas: “Todos somos Chilpancingo”; por ejemplo, y promoviendo el nuevo logotipo de este gobierno formado con los colores del navegador de google. Pero tampoco lo olvidó nadie. Los transportistas se colocaron de manera estratégica por si acaso llegaban los padres de los 43 desaparecidos a protestar, para exigir la presentación con vida de sus hijos ausentes desde hace 13 meses.

La alternancia se dio muy temprano y sin contratiempos. Rogelio Ortega Martínez, el académico de izquierda que durante el año de su gobierno se la pasó alabando al presidente Peña, fue de los más abucheados en un evento que vomitaba PRI: un finísimo coffee break para reporteros, vallas metálicas desde el encauzamiento del río Huacapa hasta el bulevar Vicente Guerrero, camionetas lujosas, matracas; jugos y tortas, acarreados. Más de mil acarreados.

Un dispositivo de seguridad de impresión: desde la Policía Militar que de manera ilegal salió a las calles, porque no hay estado de excepción que justifique anden por allí con sus armas largas -la situación de Guerrero es crítica, se priva de las garantías elementales a quienes marchan o protestan, por mencionar un sector, pero la presencia militar no se sustenta- hasta los gorditos y chaparros efectivos estatales que, ya cuando acabó el evento astudillista se enfrentaron con normalistas.

Las vallas metálicas le hicieron la broma a uno que otro alcalde de municipios de la Montaña, que aún con sus invitaciones en un blanco ocre con el sello del gobierno estatal, no podían entrar sin antes explicar al director de Comunicación Social del Congreso o a los guaruras, que aunque portaran sobrero y huaraches eran ediles.

El sonido de la multitud se alzaba y bajaba dependiendo lo que ocurriera en la sala de sesiones, donde con caras largas y serias Lambertina Galeana Marín, la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, el presidente de la Mesa Directiva del Congreso, Carlos Reyes quien repite cargo, funcionarios de este gobierno y ex universitarios- funcionarios del otro, veían desfilar la escolta militar qToma de protesta de Astudillo (2)ue por la ocasión marchaba sobre la alfombra roja del salón.

En dos pantallas apoyadas por unas 15 bocinas de gran amplitud, la gente de afuera, además de transportistas colonos, integrantes de organizaciones como el “Grupo Sierra” que pedían reconocimiento, remunicipalización, presupuesto y desarrollo para su región, podía observar la toma de protesta.

En la sala de sesiones, algunos reporteros desde su posición, hacían comentarios como este: -¡Abrón los priistas roban, pero salpican!, ¡A sus órdenes mi señor gobernador!, ¡Nuevos tiempos para Guerrero. ¡Ah, no!, ¡chín!, ¡Ese era el lema de mi padrino Añorve!

En el evento, el pasado de la mano de ex gobernadores como Rubén Figueroa Alcocer y René Juárez Cisneros desfiló como si se desvaneciera la memoria histórica. Si la masacre del vado de Aguas Blancas en Coyuca no importara o si, como dijo el priista cuya fama de pretender jovencitas, pero quitándole la negación Guerrero fuera Disneylandia, un centro de diversiones donde todo puede ocurrir.

Pasaron casi tres horas para que la multitud pudiera ver a Astudillo, quien salió rapidísimo hacia Acapulco después de echarse un discurso que si se lee entre líneas anuncia militarización y cero tolerancia, encubierto en la promesa de que su administración, como la mayoría  de gobernadores arenga, privilegiará el diálogo.

El gobierno que inició Astudillo Flores, -quien nunca culmina un cargo-, mostró músculo. Unidos en pláticas la diputada federal y ex legisladora local, Verónica Muñoz Parra, sonriéndole al ex diputado local y recién nombrado secretario de Finanzas, Héctor Apreza Patrón o Guadalupe Gómez Maganda con su delgadez que espanta, hacia muecas y risas flanqueando al recién ungido.

Allí, afuera de la fría sala del Congreso apedreado más de 20 veces durante este último año, estaba Mercedes Calvo con su implacable sonrisita. Su traje sastre de saco y falda en un azul similar al del traje de su marido. Reía y movía de forma chistosa los ojos, quizás por las pestañas postizas que alcanzaban su rubia y acicalada cabellera.

La práctica de los gobiernos priístas de actuar rebasando cualquier límite contrastaba con la sencillez de las empleadas de limpieza que en todo momento recogían botellas vacías de agua y platos desechables que la ranfla, en su mayoría de tricolores, dejaba en las escaleras, en los pasillos, en algunos sillones.

***

El discurso de Astudillo, luego de que la diputada de Morena, María de Jesús Cisneros Martínez lo pusiera, dicen las abuelas, como laso de cochino, fue sin cambio de voz y fuerte. Seguro, el priista que lloró hace 10 años, alzó la mano y dijo sí protesto. Su traje azul con corbata roja lucían límpidos.

Nada podía ensombrecer su debut como titular del Ejecutivo, un sueño que hace diez años le costó parte de la fortuna de su empresaria mujer y la deshonra de ser el candidato perdedor del PRI. Una espinita, que alguna vez señaló, se tenía que sacar “por los guerrerenses”.

El recinto parecía estadio de futbol. Sólo faltaba que Carlos Reyes, liderara una ola. Con el espaldarazo del secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, en representación del presidente del país, Enrique Peña, Astudillo habló como un gran elocuente. Casi no se notó el problema de habla que le provoca, en ocasiones, no completar de forma correcta palabras como corrupción.

Evocó frases peñistas como “el respeto”, también habló de los derechos de terceros y de la diversidad política y multicultural del estado. Y traía bien armado su mensaje hacia las organizaciones, sobre todo a quienes durante este año han marchado para exigir el cumplimiento de varias demandas.

Todas sus propuestas, casi lo delinea al hablar “apegado a la legalidad”, porque señaló: “Guerrero ha vivido en el temor, la anarquía el miedo y la desesperación”.

Súper decidido: “Para atender las demandas legítimas de la sociedad con  apego irrestricto a la ley. La ingobernabilidad se explica en buena parte porque se le ha dado vuelta a la ley, porque la legitimidad de quienes tienen la responsabilidad de aplicarla se ha visto mermada, sus consecuencias son el deterioro del tejido social…”.

Astudillo, el ex senador, ex alcalde de Chilpancingo dos veces, quien proclama «un nuevo pacto con la gente que se traduzca en diálogo y acuerdos» es el gobernador 83, quien luego de perderle a su partido la gubernatura en 1995 contra el perredista Zeferino Torreblanca, regresa en un clima de incertidumbre e inseguridad, pero con el respaldo, presumió en varios momentos, de Peña.

A excepción de la gresca entre policías y manifestantes, que le exigieron actuar para esclarecer la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, la transición fue casi tersa. El mandatario enfatizó que: “Guerrero está cansado de la confrontación, de luchas estériles, vidas sacrificadas de manera innecesaria”.

Casi tersa, porque quien puso el acento de oposición, que hasta casi se escuchaba como el mismo dirigente de su partido Morena, Andrés Manuel López Obrador, fue justo la madre de Ludwig Cisneros, un desaparecido. Cuando los representantes de partidos debían fijar sus posturas críticas, salió a flote porque fuera de peticiones por el esclarecimiento de los hechos del 26 y 27 de septiembre, nadie fue tan puntual con Astudillo, como ella.

Lástima, que por lo meticuloso del acto: tres salas de prensa, una en la biblioteca, otra en la sala de sesiones y otra en el salón Francisco Ruiz Massieu, donde se veía en las pantallas prácticamente sólo los discurso, no se vio el semblante de Astudillo cuando la diputada le daba una paliza verbal.

María de Jesús les dijo a los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, que los entendía, dedicó su postura a ellos. A Astudillo fijamente viéndolo le señaló que Morena será una verdadera oposición, aunque el partido sólo tiene a una integrante en el Congreso y sea ella. Le dijo que su gobierno podría ser legal pero era ilegítimo «porque el día de la elección hubo militarización… Triquiñuelas».Toma de protesta de Astudillo (1)

Lamentó la cantidad de fuerzas del orden para resguardar el acto de transición que se da en el 166 aniversario de la erección del estado de Guerrero y le repitió que ni para ella ni para su partido era gobernador; lo desconoció. Una diputada del PRI, luego comentó que su postura aunque de más de cinco minutos ni incomodo a Astudillo, pues ¿Cómo? Si aunque el mandatario insista que habrá división de poderes ni el perredista Carlos Reyes,  regañó a los presentes cuando abuchearon a María. Además el Congreso en su 61 legislatura está mayoriteado por el PRI.

Pero ante las rechiflas la mujer no se detuvo. Le llamó instrumento del régimen.

En las salas de prensa, se escuchaba: ¡Ya callen a la de Morena!, ¡Sáltenla!, pero ella siguió.

Criticó que la sede del Congreso se haya convertido en búnker, rodeado de policías estatales, federales y militares. “No es usted un representante del pueblo, es un instrumento del régimen que desde Los Pinos ocupa el PPM, Partido del Pacto contra México, con sus tres corrientes, PRI, PAN, PRD, para continuar el saqueo de nuestras riquezas, de nuestro país, a costa del sufrimiento de nuestra gente”.

Dicen que en ese momento, Astudillo puso gesto incómodo, pero sólo fueron cinco minutos amargos.

En su voz delineó, aunque no lo describió lo que ha sido el PRI: la represión constante de gobernantes desde hace más de 50 años. Adolfo Ruiz Cortines contra los normalistas y los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en 1956, o la golpiza propinada por sus órdenes a Othón Salazar y José Encarnación Pérez fueron presos luego en Lecumberri.

¿Cómo sacar del radar a Adolfo López Mateos?, Con sur represiones a líderes campesinos, al periodista Filomeno Mata hijo, el pintor Siqueiros. ¿Cómo olvidar a Gustavo Díaz Ordaz?, quien veía comunistas hasta en la sopa y cometió el horror, que precede la desaparición masiva de los 43 estudiantes; la matanza en 1968.

María de Jesús dejó en claro que  Astudillo es el PRI. Sí. El ungido viene del mismo partido que mató, según las denuncias a campesinos desarmados, el mismo partido que devaluó el peso con Salinas, el mismo que sigue el camino de Plutarco Elías Calles o sentó las bases democráticas con el dictador Porfirio Díaz.

#Guerrero

Muere maestro jubilado de la UAGro tras golpiza durante asalto

El docente Carlos Gregorio Villamarino fue agredido con violencia cuando le hurtaron su camioneta en un supermercado de Chilpancingo.

Por Luis Jijón León, 2019-06-15 09:06

Chilpancingo, Guerrero.- El exdirector de Planeación y Desarrollo de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) y maestro jubilado, Carlos Gregorio Villarino Ruiz murió anoche en un hospital a causa de los golpes que recibió durante el robo con violencia de su camioneta en el estacionamiento de un supermercado al sur de Chilpancingo.

En redes sociales, maestros y estudiantes de la UAGro condenaron el asesinato del maestro y exigieron a las autoridades garantizar la seguridad.

“Indignación y mucha tristeza. Producto de un asalto con violencia el maestro y amigo estuvo luchando por su vida y está noche murió”, escribió una catedrática de la Facultad de Comunicación y Mercadotecnia.

Otro maestro dijo: “Descanse en paz Carlos Gregorio Villarino Ruiz. Una víctima más de la inseguridad imparable en la capital. Mi solidaridad para su familia esperando que Dios les dé fortaleza”.

“Murió un gran hombre Carlos Gregorio Villarino Ruiz, a causa de las lesiones sufridas en un asalto”, comentó otro usuario.

Consultado, un maestro explicó que Villarino Ruiz fue víctima del robo con violencia de su camioneta en el estacionamiento de la tienda Walmart al sur de la capital y fue golpeado «brutalmente hasta dejarlo en coma».

No es la primera vez que universitarios son víctimas del robo de vehículo en Chilpancingo. El 22 de marzo el exrector de la UAGro, Ramón Reyes Carreto fue asaltado y golpeado por desconocidos quienes le robaron su camioneta cuando llegaba a su domicilio.

Hace dos semanas, el rector Javier Saldaña Almazán denunció los asaltos a universitarios luego de cobrar las becas. Uno de los robos  se registró en el transporte público.

A nueve meses del gobierno de Antonio Gaspar Beltrán no ha implementado ninguna estrategia en materia de seguridad en Chilpancingo.

#Guerrero

Delegado regional y alcalde cumplen 24 horas retenidos por campesinos

La retención se debe a la tardanza en entrega del fertilizante. Amílcar Sandoval asegura que nadie se quedará sin recibirlo.

Por Alejandro Ortiz, 2019-06-14 18:13

Chilpancingo, Guerrero.- Durante más de 24 horas han sido retenidos por campesinos de la Montaña, el delegado regional del gobierno federal, Julio Lázaro Bazán, y el presidente municipal de Zapotitlán Tablas, Joaquín Luciano Rosendo.

Campesinos del municipio de Zapotitlán Tablas y sus comunidades, retuvieron desde ayer a los funcionarios ante el incumplimiento de la entrega de fertilizante.

Ante la falta de respuesta por parte de las autoridades federales para entregar el abono a productores, los manifestantes han amagado con obligar al alcalde y al delegado regional del gobierno federal a caminar descalzos hasta la localidad de Tlatlauquitepec, y bloquear la carretera federal Chilpancingo-Tlapa.

De manera extraoficial trascendió que esta tarde acudieron agentes de gobernación a Zapotitlán Tablas, para dialogar sobre la retención de funcionarios, sin embargo también habrían sido retenidos por los enardecidos campesinos.

A través de su cuenta de Twitter, el superdelegado del gobierno federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros afirmó que sí hay fertilizante en las bodegas y reiteró que ningún productor se quedará sin ese insumo.

«Seguimos trabajando y aumentando la entrega de #fertilizantegratuito, frente a los rumores y la desinformación tendenciosa.

Hay ya fertilizante en todo Guerrero y seguirán fluyendo miles de toneladas diarias», escribió.

#Guerrero

Acuerdan construir obras con recursos del ramo 33 en San Luis Acatlán

Esta semana un grupo de indígenas raptó a policías y funcionarios del ayuntamiento de San Luis Acatlán para exigir dinero para realizar obras.

Por Redacción, 2019-06-14 17:59

San Luis Acatlán, Guerrero.- Luego de una mesa de diálogo y firmar una minuta de acuerdos, entre los que se contempla la construcción de obras con recursos del Ramo 33, concluyó este viernes el conflicto que existía entre habitantes de la localidad de Pueblo Hidalgo y el gobierno municipal de San Luis Acatlán.

Como parte de los acuerdos signados ante el gobernador Héctor Astudillo y el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Ramón Navarrete, está que los pobladores regresarán mañana 40 armas, patrullas de la Policía Municipal y un camión recolector de basura al alcalde de San Luis Acatlán, Ricardo Morales.

La reunión para dar solución al conflicto de Pueblo Hidalgo se celebró en las instalaciones de la Promotora Turística, en esta ciudad.

El mandatario estatal y el presidente de la CEDH firmaron como testigos de honor el documento de acuerdos.

Por su parte, el alcalde de San Luis Acatlán, Ricardo Morales, agradeció la intervención del gobierno del estado para que se llegara a buenos acuerdos «y poder caminar sobre la ruta de desarrollo que se ha planteado, por lo que de inmediato se dará atención a los trabajos».