México.- No todas las personas con una infección por herpes experimentan realmente brotes de herpes labial a lo largo de su vida o incluso después de haberse infectado inicialmente. La frecuencia con la que una persona tiene un brote de herpes labial, la gravedad de los brotes, la forma en que se contagia una persona después de la infección y el tiempo que tardan en curarse las úlceras dependen de la respuesta inmune individual de cada persona.

Aumentar la ingesta de nutrientes

Si quiere evitar que el virus del herpes le cause brotes con frecuencia, el primer paso para deshacerse del herpes es mejorar la función inmunológica al aumentar la ingesta de nutrientes. Incluya estos alimentos curativos en su dieta para mantener al virus latente tanto como sea posible:

Alimentos ricos en L-lisina: este aminoácido puede prevenir la replicación del virus del herpes. Los alimentos incluyen legumbres, pescado, pavo, pollo y verduras.

Verduras anaranjadas y rojas: estas verduras incluyen antioxidantes, como los carotenoides, los bioflavonoides y la vitamina C para ayudar con la curación de la piel / heridas y aumentar la inmunidad general.

Pescado silvestre: el pescado proporciona ácidos grasos omega-3 esenciales como algunos de los mejores alimentos omega-3, que ayudan con la inflamación y la reparación de tejidos.

Proteína limpia y magra: el cuerpo no puede curarse sin suficiente proteína. Trate de obtener por lo menos cuatro a cinco onzas de proteína de calidad por comida. Algunos de los mejores alimentos con proteínas incluyen aquellos que son orgánicos, magros y criados naturalmente, como el pescado capturado en la naturaleza, las aves de corral criadas en pastos y la carne de vacuno alimentado con pasto.

Zinc: el zinc es necesario en muchas reacciones químicas que ayudan a reconstruir la piel y protegen el cuerpo contra virus o infecciones. Se ha encontrado que las fórmulas tópicas de zinc son eficaces no solo para el tratamiento del herpes labial, sino también para prolongar las remisiones en el herpes. (2) Para aumentar la ingesta de alimentos con alto contenido de zinc, consuma más fuentes de proteínas, como carnes orgánicas (como el hígado), carne de res alimentada con pasto, semillas de calabaza, nueces y verduras como la espinaca.