México.- Fecha de liberación: Desconocida”. Así concluye la ficha informativa pública del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, quien ya fue agregado a la base de datos del Buró federal de Prisiones (BOP). “Localizado en: Florence ADMAX”, especifica sobre el capo, sentenciado a cadena perpetua la semana pasada. El gobierno estadounidense lo describe como un hombre “blanco” de 62 años.

Desde el pasado viernes, la cárcel más segura de Estados Unidos es su nuevo hogar. Nadie lo ha visitado aún y sus abogados desconocen en qué sector del penal lo han colocado. Se cree que lo pondrían en las celdas más estrictas, ya sea en la ‘Unidad H’ o en la zona ‘Range 13’, donde están los peores criminales.

La abogada Mariel Colón dijo en una entrevista con Univision Noticias que no ha visto a su cliente desde la audiencia condenatoria en la corte federal de Brooklyn el miércoles pasado. Del equipo legal de Guzmán, solo ella podía visitarlo en el ala de máxima seguridad en la prisión Metropolitan Correctional Center (MCC) de Manhattan, donde estuvo 30 meses desde su extradición en enero de 2017.

Sobre las visitas de sus familiares, la abogada afirmó que solo sus hijas gemelas de siete años, quienes nacieron en 2012 en Los Ángeles, California, podrán visitarlo, pero una vez al mes. Ella también lo vieron en el penal de Manhattan. “Solamente se le permite una visita social cada mes, además ellas no viven en Estados Unidos”, explicó.

La madre del narcotraficante, María Consuelo Loera, ya solicitó una visa humanitaria para venir a visitar a su hijo, pero el gobierno estadounidense no se la ha otorgado.

— ¿Es posible que su esposa Emma Coronel jamás lo vuelva a ver?, se le preguntó.

— “Es correcto”, respondió la abogada.

Según Colón, de origen puertorriqueño, el gobierno de EEUU le negó 30 ocasiones a Guzmán que lo visitara Coronel en la cárcel federal de Manhattan. Incluso le negaron abrazarla en la corte, temiendo que así se fraguara un plan para que se fugara. En México, el exjefe del cartel de Sinaloa logró huir de dos penales de máxima seguridad. Un testigo aseguró en el juicio que Coronel organizó la construcción de un túnel que llegó hasta la celda del narcotraficante en 2015.