México.- Los hijos de migrantes pobres en Estados Unidos progresan más económicamente que aquellos niños de padres nacidos en el país y de similar extracto social, una tendencia que se ha mantenido durante los últimos cien años, según un estudio de las universidades de Stanford, Princeton y la de California en Davis.

El informe titulado "Intergenerational mobility of immigrants in the US over two centuries" analizó a más de cuatro millones de personas entre 1880 y 2015.

Este estudio muestra que, pese a que los migrantes ganan menos a su llegada al país, sus hijos tienen mayores tasas de movilidad ascendente en el escalafón social que los hijos de estadounidenses.

Sin embargo, este ascenso varía en función del nivel de renta familiar, siendo la población que se encuentra en el 25 % más pobre la que más progresión económica alcanza, con entre tres y seis puntos por encima que aquellos nacidos en los Estados Unidos.

Para los que se encuentran en el 25 % que más renta perciben, la posibilidad de movilidad se reduce, siendo esta entre uno y cinco puntos superior a aquellos cuyos progenitores son estadounidenses.

Los investigadores señalaron que una de las principales razones de este comportamiento es que estas familias son más proclives a instalarse o mudarse a una zona geográfica que ofrece más posibilidades para el futuro de sus hijos.

Además, muchos de esos padres migrantes tuvieron un nivel de renta que no correspondía con su formación por culpa de las limitaciones del idioma o la educación.

No obstante, al comparar a familias que optaron por vivir en un mismo condado las diferencias de progresión social desaparecen, al igual que las educativas.