La candidata demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos, Hillary Clinton, otorgó una entrevista exclusiva a la revista Forbes México, en la que dijo que los líderes mexicanos "deben tomar medidas para fortalecer el Estado de Derecho y la gobernabilidad, para asegurarse de que sus ciudadanos se sientan seguros y confíen en las instituciones de su país". Y aplaudió "el fuerte impulso de la sociedad civil contra la corrupción y la impunidad”.

La aspirante a la Casa Blanca destacó en la entrevista-cuya extensión es de 7 páginas y está publicada en su edición impresa-, que en el Departamento de Estado, cargo que desempeñó del 2009 al 2013, ayudó a México a "fortalecer su Estado de Derecho y crear instituciones eficaces que protejan los derechos humanos".

En 2009, el gobierno estadounidense otorgó a México un financiamiento por 80 millones de dólares a través de la llamada Iniciativa Mérida para fortalecer su seguridad, en el contexto de la guerra contra el narcotráfico encabezada por el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Clinto, quien como secretaria de Estado de EU, visitó México en 5 ocasiones, se mostró satisfecha por dicha cooperación, dice Forbes, pues ayudó a mantener seguros a los estadounidenses y aportó en la detención de traficantes de alto nivel como Joaquín Guzmán Loera, alias "El Chapo".

Clinton también habló sobre sus planes para ayudar a los inmigrantes radicados en su País: "En mis primeros 100 días como presidenta presentaré una iniciativa de ley ante el Congreso que incluya un camino a la ciudadanía, que arregle los retrasos de las visas familiares y fortalezca nuestra economía".

Forbes, que asegura esta es la primera entrevista con un medio de origen mexicano, preguntó a la exSecretaria de Estado, sobre la relación bilateral entre México y Estados Unidos: "Me preocupan especialmente los reportes de tortu­ras, muertes y desapariciones forzadas en todo el país", dijo Clinton en la entrevista, en la cual también compartió su visión sobre el TLCAN, el narcotráfico, y otros temas más.

"Algo llama la atención: el ambiente empresarial en México está turbio, agitado. En algunos círculos domina la confianza, la certeza de que la demagogia sólo está sirviendo para derramar mucha tinta en los diarios y no se materializará en acciones concretas. Pero en otros círculos, en cambio, crece la sensación de que la relación comercial entre ambos países, inevitablemente, sufrirá ajustes", señaló la revista.

"Por lo visto, la vecindad está por pasar a otra etapa. Ya nada será igual, llegue quien llegue a la Casa Blanca. Vendrá una nueva circunstancia y la pregunta está en saber si los tomado­res de decisión mexicanos estarán a la altura para construir una nueva relación con el país más poderoso del mundo [...]", finalizó el medio.