Gremios docentes y organizaciones estudiantiles encabezaron hoy aquí una marcha en defensa de la educación gratuita y de las universidades públicas afectadas por las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri.

Por primera vez en 15 años marcharon juntos los seis sindicatos docentes de Argentina y las federaciones de estudiantes, ya que hicieron a un lado sus diferencias políticas para denunciar la estrategia del gobierno en beneficio de la educación privada.

Los manifestantes se reunieron frente a la Facultad de Medicina de Buenos Aires y ocuparon una decena de cuadras en su marcha hacia el Ministerio de Educación que encabeza Esteban Bullrich.

“Marcha Nacional en defensa de la educación y la universidad pública”, fue el principal lema de una movilización que también fue acompañada por padres de familia que han apoyado las clases al aire libre, realizadas en las últimas semanas en decenas de centros universitarios.

Calles, banquetas, jardines, plazas, estacionamientos y patios fueron ocupados por profesores y alumnos en protesta por los incrementos en el costo de los servicios públicos como luz y agua, decretados por Macri, y que hacen peligrar el presupuesto de las universidades.

La Universidad de Buenos Aires (UBA), la más grande y prestigiosa del país, advirtió que los recursos sólo le alcanzaban para agosto próximo, situación que se replica en otras instituciones.

El paro nacional de las 58 universidades públicas de Argentina, que comenzó este jueves y culminará mañana viernes, se llevó a cabo para exigir un incremento del 40 por ciento en el salario de los docentes, además de un aumento general del presupuesto en educación superior.

Los estudiantes, por su parte, reclaman becas, residencias y la puesta en marcha del “boleto educativo” que permite una tarifa especial que los beneficiaría particularmente después de los aumentos decretados en todos los servicios de transporte público.

La marcha tuvo un alto poder de convocatoria, ya que participaron todas las facultades de la UBA, organizaciones populares como la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo y planteles de la zona metropolitana como Avellaneda, Lanús, Quilmes, La Matanza y San Martín.

También llegaron contingentes desde provincias como La Rioja, Mar del Plata, San Juan, Rosario, Santa Fe, Córdoba y de La Plata, la capital de la provincia de Buenos Aires que es eminentemente una ciudad universitaria.

“La educación del pueblo no se vende: se defiende”, fue uno de los principales lemas de una movilización que también pidió “recuperar el sueño de una educación inclusiva y popular”, que advirtió que “saber es poder”, y que convocó a una “rebelión educativa para quebrar el ajuste de Macri”.

Notimex