CDMX.- A pesar de que las fronteras de China están cerradas al comercio internacional de vida silvestre por el Covid-19, la Aduana de Hong Kong propinó un duro golpe al tráfico ilegal de buches de pez Totoaba provenientes de México, específicamente del hábitat de la vaquita marina, al decomisar 270 piezas frescas con un peso de 160 kilogramos, en una operación donde se logró la captura de cinco personas.

Mark Woo, jefe de la oficina de investigación de delitos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, informó a medios locales que la carga que hizo escala en Los Ángeles, California, es el mayor aseguramiento de vejigas natatorias de pez Totoaba en Hong Kong en casi dos décadas, con un valor aproximado de tres millones 225 mil dólares estadounidenses, algo así como 69.3 millones de pesos mexicanos.

Los 160 kilogramos de buches de pez Totoaba estaban escondidos en 15 cajas protegidas con espuma de poliestireno, que llegaron a la terminal de carga escondidas debajo de filetes de pescado que iban empacados en bolsas individuales.

“Cada bolsa llevaba un promedio de 18 piezas de vejiga de Totoaba. Cada pieza pesaba alrededor de 600 gramos y tenía 1.5 metros de longitud", detalló Mark Woo.

Los arrestos se lograron luego de que personal de aduanas se hizo pasar por mensajeros para entregar el envío a dos almacenes en Yue Long, que es uno de los 18 distritos de la ciudad de Hong Kong, a finales de la semana pasada.

El embarque llegó al Aeropuerto Internacional de Hong Kong el jueves y fue seleccionada para una inspección más minuciosa, debido a que es inusual que llegue pescado fresco de Los Ángeles.

El buche o vejiga natatoria de Totoaba, que sirve al pez endémico del Alto Golfo de California, para flotar, es muy codiciado en el mercado negro de China por sus supuestas propiedades medicinales y afrodisiacas.