México.-Lo que inicia como un juego, al parecer una broma pesada, termina en tragedia. El caso de un hombre que apostó comerse una lagartija y eso le costó la vida.

David Dowell, un australiano de 34 años, murió el pasado 10 de diciembre tras días en agonía, según El Clarín.

“Fue una gran persona, fue la mejor persona que conocí, fue el mejor padre para nuestros hijos”, es como describe Allira Dowell a su esposo David.

El diario NY Post informó que Dowll comió una lagartija porque aceptó el reto de sus amigos.

Tras ingerir al animal, David se sintió mal y tuvo un fuerte dolor el 3 de diciembre pasado, según El Clarín.

El medio informó que personas cercanas a Dowell dijeron que el hombre comenzó a sentirse mal y vivió un profundo sufrimiento el 3 de diciembre y aseguran que vieron cómo el hombre comió un gecko, una lagartija, después de una apuesta.