México.-Al estilo Spiderman, un hombre trepó a un árbol para entrar a un negocio en la Condesa y robarlo. Además, con el mismo modus operandi habría asaltado un restaurante en Polanco.

El 26 de enero de este año, el ladrón entró a robar dos tiendas en la Condesa; el hombre ingresó a los negocios por el techo, al que subió por un árbol, que se encuentra frente a estos.

Este mismo hombre había entrado a robar el 25 de abril del año pasado a estos mismo lugares, dio a conocer Imagen Noticias.

El mismo modus operandi lo aplicó en un restaurante de Polanco. El 13 de marzo, el sujeto ingresó al negocio llamado “Wingsvar”, que tenía poco más de un mes de haber sido inaugurado.

“Hace la misma operación del video que yo vi ayer. Sube por el árbol, accede a la terraza, fuerza una de la chapas que, es para entrar a lo que es el salón. Es la misma persona que está delinquiendo. Cuando vimos la cara que ustedes presentaron (Imagen Noticias), pues inmediatamente lo reconocimos, porque es el mismo que quedó grabado en las cámaras”, declararon Rafeal Tamaya e Ivette López, propietarios de “Wingsvar”.

El “Spiderman ladrón” entró a la terraza del negocio con ayuda de un árbol, que se encuentra frente a este.

“Ya conocía el lugar, porque directamente entró a la cocina, rompió vidrios, se metió por el baño y buscaba el dinero. Ya cuando lo encontró (el dinero), buscó un cincel y un martillo para destroza nuestro cajero”, detalló Ivette López.

Mientras buscaba el dinero, el hombre confundió un censor de movimiento con una cámara, por lo que, intentó cubrirse con una mesa pero no se dio cuenta que las ocho cámaras del lugar sí lo estaban grabando.

A diferencia del negocio de la Condesa, este lugar no contaba con alarma, por lo que el ladrón se tomó 55 minutos para buscar qué robar y hasta le dio tiempo de tomar un refresco y tomárselo tranquilamente.

Luego, con 5 mil pesos y una laptop, intentó salir como entró, por lo que esto le tomó varios minutos más. “Como ya estaba amaneciendo y veía que había personas afuera en la calle. Lo que hizo fue sentarse un rato a espera a que no hubiera gente cruzando la calle para escaparse”.

Tras estos asaltos las autoridades de la Ciudad de México se comprometieron a podar las ramas de los árboles, por los que el ladrón ingresó a los negocios.