Ciudad de México.-La tarde del domingo se reportó el ataque de un comando armado en contra de la casa de José Manuel Figueroa, hijo de Joan Sebastian, en Cuernavaca.

Según información del periódico Diario de Morelos, los hechos ocurrieron cerca de las 15 horas en la calle Mesalina, de la colonia Delicias.

El sonido de los disparos alarmó a los vecinos, que llamaron a la policía.

La zona fue cercada por elementos de la Fiscalía de Morelos, que hallaron ocho casquillos en la calle (al parecer calibre 45).

Por ahora no hay información de los agresores, pues huyeron del lugar. No hubo lesionados ni hay detenidos.

Pese al revuelo causado por el ataque armado, José Manuel Figueroa no ha hecho declaraciones sobre el incidente.

No ha emitido comunicados ni ha hablado del asunto a través de sus redes sociales (Twitter / Instagram).

No se sabe, por ejemplo, si Figueroa se encontraba en el inmueble al momento del ataque.
Un aparatoso accidente

A principios de este año José Manuel sufrió un percance serio durante un espectáculo en el Estado de México.

Y es que el caballo que montaba casi le pasó por encima luego de una caída ocasionada al romperse la montura.

“Algunas personas han responsabilizado a la pirotecnia y no, yo tengo a los caballos preparados para eso y saben qué hacer con la pirotecnia, honestamente yo no trabajé mucho con ellos antes del espectáculo, por lo que estaban tiesos porque estaba frio”, comentó a través de un Facebook Live.

“A la hora de entrar al redondel y francamente por el desgaste se rompió la montura, evidentemente siempre se les da mantenimiento, porque el caballo suda y ese sudor es corrosivo para la piel de la silla, que va pegada a su cuerpo. Así fue como se dio el accidente”, detalló.

Se trataron de momentos de angustia para José Manuel,

“El caballo casi me pasa por encima, pero yo sabía que la pirotecnia podía hacer que mi caballo arrancara a correr, afortunadamente me hizo caso y me devuelve el amor que le invertí... ni modo me tocó a mí”.

Problemas en la familia Figueroa

El año pasado la familia de Joan Sebastian dio de qué hablar luego de que su sobrino Hugo Figueroa fuera ejecutado.

A Hugo Figueroa lo secuestraron a finales de enero de 2019 mientras se realizaba un jaripeo (como se le conoce en México al espectáculo de rodeo, en donde se monta ganado bravo y se hacen ejercicios con lazo).

El show tenía lugar en Tarímbaro, un municipio ubicado al norte de Michoacán, el mismo estado donde hace más de una década fue secuestrado, torturado y asesinado el cantante Sergio Gómez, vocalista del grupo K-Paz de la Sierra.

Ahí mismo, en Michoacán, intentaron secuestrar a finales de diciembre de 2018 al cantante Roberto Tapia.

Las primeras informaciones que circularon señalaban que un grupo de unos siete hombres, que portaba armas largas y cortas, entró al lugar para llevarse a Figueroa. Para secuestrarlo asesinaron a uno de sus guardaespaldas y dejaron herido a otro hombre.

El 31 de enero de 2019 se supo que el cuerpo de Figueroa había sido encontrado en una carretera de Michoacán, con impactos de bala.