Guerrero.- En Cruz Grande (Florencio Villareal), Costa Chica, los pobladores han esperado más de 8 años para que las autoridades estatales concluyan el hospital básico.

El arranque de la obra fue en octubre de 2011 durante el gobierno de Ángel Aguirre Rivero, quien colocó la primera piedra y presumió que la construcción era una promesa de campaña en una de las regiones con carencias en la atención a la salud. De acuerdo con información oficial de ese entonces, la construcción del hospital respondía al reclamo social de la región.

El nosocomio contaría, de acuerdo con lo proyectado, con servicios médicos de ginecología, pediatría, anestesiología, hospitalización, consultorios, urgencias, rayos X, laboratorio, odontología, sala de expulsión, aula de usos múltiples, almacén, área de gobierno y residencia médica.

Y beneficiaría a vecinos de seis municipios de la región, quienes hasta ahora siguen trasladado a los enfermos, en algunos casos, hasta el puerto de Acapulco.

El hospital se ubica a la entrada del municipio sobre la carretera Acapulco-Pinotepa. La obra ya fue concluida desde hace un par de años, pero está pendiente equiparlo. En la cabecera municipal se encuentra un centro de salud que de manera recurrente carece de medicamentos.

El tiempo destinado a la construcción de los hospitales tomó relevancia en los últimos días, luego que en China edificaran en tiempo récord el Hospital Huoshenshan, que tiene 2 mil camas y estará dedicado a atender el brote del coronavirus.