Ciudad del Vaticano.- La tarde de este viernes Francisco sorprendió al visitar, sin previo aviso, dos estructuras sanitarias donde se encuentran internados bebés recién nacidos y que padecen graves enfermedades.

Como parte del proyecto “viernes de la misericordia”, por el cual una vez al mes el Papa cumple un gesto de cercanía, recorrió el Hospital San Juan y el Hospicio Villa Esperanza, ambos ubicados al noroeste de Roma.

Vestido de blanco y acompañado por apenas un puñado de personas, el pontífice llegó hasta la sección de emergencias y al pabellón de neonatología del hospital, donde actualmente se encuentran internados unos 12 niños con varias patologías.

Bergoglio fue recibido con estupor por el personal sanitario, luego se colocó una mascarilla y un uniforme, además de respetar todas las precauciones higiénicas de los ambientes asépticos. Una vez adentro se detuvo ante cada incubadora y saludó a los padres presentes, dándoles conforto y ánimo.

Pudo ver a cinco niños (de los cuales dos gemelos) que presentan casos más graves y por eso se encuentran entubados en terapia intensiva; luego visitó otros pequeños en el piso superior.

Posteriormente el Papa se dirigió al Hospicio “Villa Esperanza” donde están internados 30 pacientes en fase terminal; se trata de una estructura perteneciente a la Fundación Policlínico Universitario Agostino Gemelli de la Universidad Católica del Sagrado Corazón.

A su llegada, los responsables dieron la bienvenida al Papa quien saludó a cada paciente, uno por uno, en su habitación.

Según indicó la sala de prensa del Vaticano, para los enfermos y sus familiares presentes fue una “sorpresa grandísima”, por eso “vivieron momentos de intensa conmoción entre lágrimas y sonrisas de alegría”.

Agregó que, con este gesto, el Papa quiso dar una señal de la importancia de la vida, desde su primer instante hasta el final natural.

“La acogida de la vida y la garantía de su dignidad en todo momento del desarrollo es una enseñanza varias veces subrayada por Francisco, que con esta doble visita puso el sello tangible de cuán fundamental sea, para vivir la misericordia, la atención a las situaciones más débiles y precarias”, apuntó.

Notimex