El gobernador Héctor Astudillo Flores señaló que los hospitales más grandes de la entidad están resguardados por policías y militares, lo que calificó como la respuesta del Estado a la petición de médicos y enfermeras de que las personas heridas de bala sean atendidas en hospitales militares.

Entrevistado en Chilpancingo, este día luego de recorrer las instalaciones del C-4, el gobernador detalló que los hospitales más grandes del estado cuentan con resguardo de policías estatales o de militares, en un operativo de seguridad similar al que se hizo en 155 escuelas del municipio de Acapulco,  ante la exigencia de garantías de seguridad por parte trabajadores del sector salud.

“Los hospitales más importantes, todos están resguardados, tienen policía del estado o militares, al igual que el operativo de las 155 escuelas en Acapulco, de tal manera que la respuesta del Estado es cuidar los hospitales y están cuidados en este momento, yo espero que no tengo problemas en los hospitales”, indicó.

El pasado 28 de abril, médicos y enfermeras del sector salud se manifestaron en Acapulco para exigir que los heridos de bala sean atendidos en hospitales militares debido al incremento de agresiones al personal, derivado del recrudecimiento de la violencia en el municipio.

En la manifestación, señalaron que el trabajadores médicos ha sido golpeado cuando atienden a personas que arriban heridas por arma de fuego. La demanda del sector salud, no sólo en Acapulco, sino en diversos municipios de Guerrero para que los heridos de bala sean atendidos en hospitales militares creció en los últimos años, al grado de que el exsecretario de salud, Lázaro Mazón Alonso, consideró hacer la propuesta de manera formal.

Respecto a la propuesta que consensaron ayer organizaciones civiles, barras de abogados, diputados y el alcalde de Acapulco, sobre que el delito de extorsión se agrave desde el Código Penal Federal, el gobernador señaló que es una propuesta que se trató en la última visita del gabinete de seguridad del Gobierno Federal en Acapulco, la cual calificó como buena.

Señaló que “es un asunto muy conveniente que veo con simpatía” pero aclaró que se tiene que ver de qué manera “se puede cuadrar legalmente” ya que, dijo, no puede existir una ley sólo para Guerrero, sino que tendría que establecerse en todo el país.