Acapulco, Guerrero.- El 27 de septiembre pasó por Guerrero la tormenta tropical Narda. Las lluvias dañaron los principales sistemas de distribución de agua que surten a Acapulco: Papagayo I, Papagayo II y Lomas de Chapultepec.

Dos ya fueron reparados, pero el de Lomas de Chapultepec, que abastece del líquido a la zona Diamante del puerto, donde se asientan los principales hoteles y desarrollos turísticos más importantes del estado, Puerto Marqués, parte de la Costera Miguel Alemán y colonias como la Colosio, sigue averiado. Las lluvias han dificultado su reparación: cada vez que sube el nivel del río, los trabajos se tienen que suspender. Ya pasó un mes de que se dañó y no puede quedar listo.

El director de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG), Arturo Palma Carro, dice que el sistema de distribución Lomas de Chapultepec tiene la capacidad para surtir de agua a 466 mil personas. Desde ahí salen mil 350 litros por segundo.

Explica que hasta el 28 de octubre, la CAPASEG y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) pudieron poner en funcionamiento uno de los dos pozos del sistema de Lomas de Chapultepec; sin embargo, la obra durará otros 15 días.

Todos pierden

En esta obra de reparación del sistema de Lomas de Chapultepec, el gobierno del estado, la Conagua y el Fonden invertirán alrededor de 15 millones de pesos.

Sin embargo, no son los únicos que han tenido que invertir. El desabasto comenzó a afectar a los hoteles y centros turísticos del puerto. El presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco (AHETA), José Luis Smithers Jiménez, dice que el desabasto de agua se está agravando.

Añade que la mayoría de los agremiados de la AHETA están perdiendo; entre hoteles grandes y pequeños están comprando entre 20 y 70 pipas por semana para atender a los turistas.

En el hotel Houston Smart, del cual Smithers Jiménez es gerente, han gastado unos 250 mil pesos en el último mes.

La AHETA envió una carta a la alcaldesa, la morenista Adela Román Ocampo, para que atienda con urgencia el desabasto de agua.

La falta del líquido también está perjudicando a la zona exclusiva de Acapulco, la Diamante. Vecinos del condominio Mariana Diamante han denunciado que desde hace más de un mes no tienen agua potable.