El canadiense a quien se le investiga por abuso sexual en contra de una niña de tres años - luego de que un ciudadano lo captara en video besando en la boca a la menor sobre la Costera de Acapulco – declarará este miércoles ante un juez.

Se espera que Walter Zuk declare al mediodía ante la juez Beatriz Fuentes Salgado, en el juzgado quinto del penal de Las Cruces, a donde el extranjero fue trasladado la noche del lunes.

Según explicó Fuentes Salgado, se espera la llegada de representantes del consulado canadiense al juzgado y de no presentarse la declaración se cancelaría y se asignaría una nueva fecha.

Esto, dijo la juez, es porque no puede tomarse ninguna determinación hacia el acusado sin la presencia de su consulado, a fin de evitar una irregularidad que afecte el proceso.

Ayer, un asistente del agente consular de Canadá en Acapulco, Kenny Duggan dijo que este no podía dar una opinión personal sobre su compatriota ni del cómo afecta la situación a la comunidad canadiense radicada en Acapulco.

Al lugar, alrededor de las 11:45 de la mañana, arribó el fiscal general de Guerrero, Javier Olea Peláez quien la noche del lunes afirmó que le pediría a la juez que no lo deje en libertad tan facilmente.

Además, ayer por la noche, el Congreso del estado determinó reformar el código penal de Guerrero para considerar como delito grave los hechos de pederastia y pedofilia.