México. Notimex.- El exgobernador Andrés Granier Melo, señaló que su encarcelamiento durante cinco años y 10 meses, fue resultado de una persecución política y que pronto regresará a Tabasco a dar la cara, luego de que le fue dictada sentencia de libertad absoluta.

En un mensaje transmitido en una estación de radio local, manifestó que se llegó al final de un largo proceso, "en que se demostró de principio a fin su total inocencia, y la verdad se abrió paso a la mentira".

“Las instituciones instituciones de justicia actuaron apegadas a derecho y el veredicto de la historia pone a cada quien en su lugar; todos fueron testigos que regresé por voluntad propia a responder por acusaciones que me imputaban, nunca me oculté ni pretendí evadir a la justica”, expuso.

Sin embargo, refirió, fue encarcelado y acusado sin fundamentos legales y se causó un daño irreversible a su familia, mientras luchaba para demostrar que su detención y las acusaciones fueron cayendo por su propio peso a lo largo de los años.

“Hoy quiero expresar nuevamente mi profundo agradecimiento a las personas que siempre confiaron en mí y me alentaron para hacer frente al juicio sumario del que fui objeto”, puntualizó el exmandatario priista que gobernó la entidad de 2007 a 2012.

Granier Melo fue acusado de peculado por el régimen de su sucesor, Arturo Núñez Jiménez, a la par de ser imputado por evasión fiscal.