México, Notimex.-Una huelga general de dos días contra el gobierno del presidente haitiano Jovenel Moïse comenzó este lunes, con la paralización del comercio, el transporte y las actividades en la industria y las escuelas, en especial en municipios del Departamento Metropolitano Oeste.

Puerto Príncipe, Tabarre, Pétion-Ville, Delmas, Carrefour y Croix-des-Bouquets mostraban poco tránsito vehicular y escasa actividad incluso entre el comercio informal en lugares como el mercado de Croix-des-Bossales, uno de los mayores de la capital, indicó la Radio y Televisión Caraibes.

La agencia en línea AlterPresse resaltó a su vez que este lunes permanecían cerrados bancos, supermercados y estaciones de gasolina, así como instituciones educativas y la mayoría de los comercios, en medio de preocupaciones por la escasez y el encarecimiento de alimentos y otros productos esenciales.

De acuerdo con las fuentes, en algunos lugares, incluso el centro de la capital, los manifestantes colocaron barricadas con neumáticos en llamas, mientras que la policía vigilaba desde sitios estratégicos, luego de los disturbios de la víspera, que dejaron al menos dos personas muertas y cuatro heridas, según la policía.

Sin embargo, los organizadores de la marcha contra la corrupción, que movilizó a decenas de miles de personas en demanda de la renuncia del presidente, estimaron que el balance del domingo fue de cinco personas muertas por disparos, un centenar de heridos y decenas de detenidos, indicó AlterPresse.

La agencia agregó que en algunos barrios, individuos no identificados arrojaron este lunes piedras contra transportes públicos y vehículos particulares que circulaban en esas zonas.

La huelga general, convocada para este 10 y 11 de junio por sindicatos y organizaciones sociales, tiene por exigencia la renuncia del presidente Moïse y el juicio a los responsables de la malversación de recursos del programa venezolano PetroCaribe, de asistencia financiera a Haití.

Tras las manifestaciones del domingo, empleados del Ministerio de Obras Públicas, Transporte y Comunicaciones intentaban despejar calles y vías cerradas por barricadas, en especial las rutas que van hacia el aeropuerto capitalino.

El paro de actividades ocurre cuatro meses después de las movilizaciones contra Moïse del 7 al 18 de febrero pasados, que el gobierno intentó sortear sin éxito con la designación del primer ministro Jean Michel Lapin, que no ha podido asumir el cargo por el rechazo de la oposición en el Parlamento.

El descontento aumentó a finales de mayo pasado, cuando el Tribunal Superior de Cuentas y de Contenciosos Administrativos envió al Senado su reporte de auditoría de PetroCaribe, que involucra a la empresa Agritans, propiedad de Moïse, en el desvío de fondos públicos de PetroCaribe.