México.- La huelga de más de un mes en las plantas de General Motores en Estados Unidos afectó la actividad de más de 50 mil empleados en México, aseguró Ricardo Castro, socio de Baker McKenzie.

El paro propició en el País paros técnicos, vacaciones adelantadas, pérdida de horas extras y, aunque pocos, despidos dentro de las plantas de los diferentes niveles de proveedores de GM, detalló Castro tras su participación en el Foro México's Auto Industry Summit, que concluye hoy en Cintermex.

"Estamos hablando de más de 50 mil (empleados) a nivel nacional.

"Muchas de ellas (empresas) con convenios especiales para hacer una reducción de personal, otras de ellas para hacer vacaciones anticipadas, paros acordados con el trabajador y el sindicato".

Explicó que fue un efecto dominó que impactó desde los Tier 1, proveedores directos, hasta proveedores de otros niveles, incluyendo los prestadores de servicios.

"No puedo seguir produciendo porque el stock de material terminado ya rebasa lo que me están pidiendo y luego también fueron todas las empresas con los empleos indirectos... (como) mantenimiento, de transporte".

Por ello, dijo, se acordaron estos paros técnicos, ya que las empresas estaban pagando sin recibir nada a cambio.