Morelos.- Tras quedar huérfanos a consecuencia de la violencia que se vive en el país, niños huérfanos permanecen en el limbo jurídico, pues las autoridades no les apoyan para actualizar los documentos que les permitan acceder a apoyos, como el de Bienestar de los Niños y Niñas.

Rebeca Flores Gómez, una mujer que desapareció el 29 de marzo de 2018 a la edad de 21 años y cuyo cuerpo fue encontrado sin vida 25 días después en Tepoztlán, era madre de una niña de tres años que quedó bajo el cuidado de sus abuelos.

“Ella falleció, no fue de muerte natural, sino que la privaron de su libertad y dejó una niña, dejó una niña de dos años y ahorita ella tiene tres años ya, hace un año ya. El tocar este tema es como darme en el corazón”, dijo Luisa Gómez Castro, madre de Rebeca y abuela de Airam Azul.

La menor, huérfana del feminicidio, permanece atrapada en un limbo jurídico, pues para el Estado sus abuelos no son legalmente sus tutores.

Lo anterior impide que el apoyo denominado para el bienestar de los niños y niñas, con el cual sus abuelos podrían pagar la estancia infantil en la que cuidan a Airam, pueda ser cobrado pues salió a nombre de su madre.

“Le puedo mostrar este papel que está a nombre de mi hija Rebe Flores Gómez. Fui a cobrar el apoyo en Correos y me dijeron que no… Yo les digo que yo no quiero el apoyo para mí, es para mi hija, pero me dijeron que no porque está a nombre de mi hija Rebe y no lo puedo cobrar”, expresó la abuela de Airam.

Para los abuelos la asistencia de la pequeña a la estancia infantil es fundamental para su desarrollo por la convivencia con otros niños, pero por lo pronto son ellos quienes solventan con esfuerzos el costo de la colegiatura.

“Yo me dedico al quehacer, pero allá a ella le enseñan a jugar, a hacer letras, le enseñan mucho porque el tiempo que le dedican a los niños, es a los niños. Yo aquí no puedo enseñarle que los deditos y ella ya sabe muchas cositas que no le puedo enseñar yo”, dijo su abuela.

Ante esta situación, la mujer pidió a las autoridades federales que agilicen los trámites para darle a ella y a su esposo la tutela de la menor.

“Yo no quisiera que se den más casos de estos, no quiero porque destrozan el corazón de uno le dan a uno en donde más le duele, entonces yo no quiero que sigan pasando esas cosas. Hay tanta maldad… ya que paré toda esa maldad, la gente que vive de eso que ya tenga misericordia.

“Si es que me está escuchando (el Presidente) López Obrador y me llega a escuchar, que Dios lo llene de bendiciones y sé que el está ahorita al cuidado del país de México y que les mandé el dinero a los niños para su estancia”, pidió.