México.- El Boletín de los Científicos Atómicos mantiene su simbólico Reloj del Día del Juicio Final a dos minutos de la medianoche, en su evaluación anual de lo cerca que está el mundo del apocalipsis.

Los científicos dijeron que la decisión de mantener el escenario representa una "nueva anormalidad", con el nivel de riesgo de una catástrofe nuclear extremadamente alto, como hace un año.

Los miembros del grupo, hablando en una conferencia de prensa, expresaron su grave preocupación por los riesgos de la guerra nuclear, incluida la posibilidad de que países entren en una conflagración de este tipo.

El grupo observó que el reloj solo había estado tan cerca de la medianocheanteriormente en 1953, cuando Estados Unidos y la Unión Soviética probaron bombas de hidrógeno.

Los miembros del grupo se refirieron también a las preocupaciones sobre el calentamiento global, un factor que ha sido parte de su evaluación desde 2007.

Este año, el grupo alistó al ex gobernador de California Jerry Brown, quien instó a los políticos a escuchar a los científicos, especialmente con respecto al cambio climático.

Somos casi como viajeros en el Titanic que no ven el iceberg más adelante mientras disfrutan de la comida y la música", dijo Brown, presidente ejecutivo del grupo.

El grupo espera llamar la atención sobre la situación nuclear y fomentar el diálogo para resolver problemas relacionados.

El Boletín de los Científicos Atómicos es una publicación académica dirigida al público en general dedicada a temas relacionados con la supervivencia y el desarrollo de la humanidad, frente a las amenazas de las armas nucleares, armas de destrucción masiva, el cambio climático, las tecnologías emergentes y enfermedades.

De periodicidad bimensual, fue publicado por primera vez en 1945, como 'Bulletin of the Atomic Scientists of Chicago', al ser fundada por miembros del Proyecto Manhattan tras los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki.

El llamado Reloj del Juicio Final apareció por primera vez en la portada de la revista en 1947. Aunque originalmente representó a la amenaza del holocausto nuclear, desde 2007 también representa la amenaza del cambio climático.