México.-En estos días atípicos, más que nunca, los libros son nuestros salvavidas: nos aportan conocimiento, nos divierten y amplían nuestro mundo. La Unesco instituyó el 23 de abril como el Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor para celebrar y fomentar la lectura, reconocer el ingenio de sus autores y apoyar la industria. Estos enriquecen nuestra imaginación y nos permiten viajar a otros tiempos, a lugares fantásticos o remotos.

Elegimos 9 experiencias para disfrutar de los libros. Algunas de ellas aportan algunas ideas para el futuro, cuando podamos viajar de nuevo; otras más son para realizar en casa: encuentros con escritores y actividades que puedes hacer en solitario o con la familia.

En el barrio Recoleta, en Buenos Aires, se estableció en el año 2000 otra de las librerías más bonitas del mundo: El Ateneo Grand Splendid, en un antiguo teatro inaugurado en 1919.

Años después se convirtió en cine, donde, por cierto, se proyectaron las primeras películas sonoras en Argentina. El local conserva casi toda su decoración, incluidos los frescos del techo que son obra de un pintor italiano, la iluminación, los detalles dorados, la iluminación y hasta el telón estilo griego del escenario, transformado en cafetería. Está en Avenida Santa Fe 1860.

Al igual que las anteriores, la visita a esta librería de nombre impronunciable y de tonos marrón es de otro nivel: este pequeño mundo de libros, Chongqing Zhongshuge, parece un cuadro de Escher, gracias a los espejos en el techo que prolongan anaqueles y escaleras que se entrecruzan. Con tres mil metros cuadrados, la librería se divide en dos niveles instalados en el tercero y cuarto piso del edificio Zodi Plaza, en Yangjiaping, en la ciudad china de Chongqing.

En Hawarden, un pueblo de Gales, hay una residencia histórica de la era victoriana que aloja la prestigiosa Biblioteca Gladstone. La propiedad y su colección de libros pertenecieron al exprimer ministro William Ewart Gladstone. Su acervo, estimado en 250,000 volúmenes, no es lo único a lo que puede acceder el público, pues desde hace unos años se abrió, dentro de la residencia, un bed & breakfast de 26 sencillas habitaciones decoradas, a lo más, con vinilos o tapices con impresiones de libros.

Después del cierre de la biblioteca, se les permite a los huéspedes seguir explorando los estantes con primeras ediciones y libros raros. Se organizan, además, visitas guiadas por la mansión, conferencias y talleres.

También en tierra celta, en Gales, se encuentra Hay-on-Wye, bautizado como el “paraíso de los bibliófilos” por ser el pueblo que, supuestamente, tiene más libros per cápita en el mundo. Para empezar, tiene 20 bibliotecas y más de 40 librerías. Una de sus aportaciones al mundo fue el Hay Festival (el mismo que se celebra en Querétaro), cuya primera edición sucedió en junio de 1988.

A principios de la década de los sesenta, un librero de nombre Richard Booth comenzó con la tradición al abrir la primera librería de viejo. Su éxito fue tan grande que él mismo se autonombró Ricardo Corazón de Libro. En Hay-on-Wye abundan los cafés literarios y las Honesty Bookshops, librerías de viejo al aire libre que verás en jardines, iglesias, hasta en la estación de bomberos. Su método es el siguiente: tomas el libro que quieras, depositas el dinero en una caja y te lo llevas.

Organizan Festival del Encierro

La editorial Sexto Piso celebra el encierro, siempre y cuando sea con la literatura. Su contenido virtual incluye charlas con escritores en Facebook Live, lecturas recién sacadas del horno para estos tiempos del coronavirus y más. Mañana, 24 de abril, Brenda Navarro conversará sobre su libro Casas vacías. sextopiso.mx

La editorial española Anaya Touring, especialista en viajes, preparó varios encuentros literarios para hoy por Instagram Live (Viajeros Trotamundos Anaya). A las 11 de la mañana de la Ciudad de México (18 horas Madrid) se presenta Sergi Reboredo, autor de Trenes por el mundo, para platicar sobre sus experiencias sobre rieles; y, una hora más tarde, Japonismo hablará de los secretos gastronómicos para viajar a Japón.

La plataforma Airbnb ofrece experiencias literarias. Tienen un costo porque están organizadas por los mismos anfitriones que, debido a la contingencia del coronavirus, no están obteniendo ingresos. Estas actividades son virtuales y puedes compartirlas con la familia. Lo malo: casi todas las experiencias son inglés. Desde Nueva York, por ejemplo, te ofrecen una lectura de cuento en familia en el que están involucrados unos gatitos recién adoptados; después, crearán una artesanía, basada en la lectura. En Atlanta, hay un escritor premiado que cuenta cuentos para niños. También te podrás conectar con un escritor de tv en Los Ángeles para participar en un círculo de lectura.