México.- Debido al rechazo de la Iglesia Católica y los intereses de los empresarios, la discusión sobre la legalización del cannabis que se tenía prevista para este 29 de octubre, tendrá que posponerse.

Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado (Jucopo), explicó que el diálogo estaba programado para mañana luego de la aprobación del paquete económico 2020.

Sin embargo, detalló que fue necesario aplazarlo por los muchos intereses encontrados que hay al respecto, principalmente de la iglesia y el sector empresarial.

“Hay muchos intereses. No saldrá esta semana como se pensaba. Se quería sacar el próximo martes (mañana), pero no va salir”, aseguró.

Uno de los temas que se pretendían discutir era el permiso a particulares, pues de acuerdo con lo estipulado en el Anteproyecto de Dictamen de la Ley de Regulación de Cannabis, el máximo permitido para cultivar será de cuatro plantas por persona.

Las concesiones y permisos se repartirían en los siguientes porcentajes: 80 por ciento a productores campesinos y 20 por ciento a empresarios.

El Senado le pidió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una prórroga para la discusión de los temas anteriores, a fin de que se llegue a un acuerdo y se subraye el objetivo común: arrebatarle ganancias al narcotráfico.

El 1 de octubre, Mario Delgado, coordinador de los diputados federales del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), propuso reformas legales para regular la producción y el consumo de marihuana en México.

La propuesta contempla crear una empresa pública denominada Cannsalud, la cual comprará la sustancia del cannabis y sus derivados a los particulares que hayan obtenido los permisos correspondientes. La empresa estatal tendrá su domicilio en la ciudad de Aguascalientes -la capital de uno de los estados que se encuentran en el centro de México- y plantea el establecimiento de al menos de un punto de venta en cada una de las 32 entidades federativas.

El legislador de Morena también propone que los mexicanos cultiven sus propias plantas de marihuana, sin necesidad de licencia de salud, permiso judicial o administrativo. Siempre que sean destinadas para el consumo personal, cada persona podrá poseer, cultivar, cosechar y procesar hasta 6 plantas.

El consumo y autocultivo sólo podrá ser realizado por mayores de edad y se prohíbe el uso de espacios públicos, según se plantea en el paquete de reformas a la Ley General de Salud, el Código Penal Federal y la Ley de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios y a la expedición de una nueva legislación denominada Ley General para el Control de Cannabis.

La Cannsalud podrá comprar las cosechas de cannabis a cultivadores autorizados, puntualizó, y venderla a franquiciatarios acreditados.

“Se trata de un primer paso para la apertura de un mercado lícito nuevo, y se propone una empresa pública como intermediario obligado a fin de identificar y contener los riesgos inherentes al establecimiento de un mercado nuevo, cuando existen ya intereses mercantiles internacionales que buscan maximizar sus utilidades por encima de la protección de la salud de las personas”, justificó Mario Delgado.

En el último Foro Rumbo a la Regularización de la Cannabis, diferentes voces se pronunciaron a favor de iniciar la discusión pública y el debate sobre la regulación jurídica de la marihuana en México.

Carlos Sepúlveda Ibarra, director del laboratorio “Agrolab”, sostuvo que es viable la legalización de la marihuana en México porque hay científicos, ciudadanos y autoridades que simpatizan con el proyecto, toda vez que “se puede incrementar la recaudación de impuestos; combatir la corrupción, el uso de tecnología e innovación en las bases de datos; aumentar el ingreso, fomentar el empleo, y tener protección contra el comercio desleal”.