El videoclip del cantante grupero Gerardo Ortiz, que a decir de activistas por los derechos de las mujeres promueve la violencia feminicida, es una muestra de que México incumple acuerdos internacionales como la Plataforma de Acción de Beijing y la Convención de Belém Do Pará, e incluso leyes nacionales que sancionan que los medios de comunicación inciten a la violencia de género.

El videoclip del tema grupero “Fuiste mía” –en el que el cantante somete por la fuerza a su pareja (en ropa interior), la mete a la cajuela de un vehículo, y luego prende fuego a todo un estacionamiento– es sólo parte de una larga lista de canciones misóginas (con discursos de odio contra la población femenina), que son reproducidas a diario en la radio, TV e internet.

Tales contenidos son incongruentes con el Capítulo J de la Plataforma de Acción de Beijing, instrumento vinculante para México desde 1995 y emanado de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada ese año en China.

El Capítulo J establece que los gobiernos deben alentar a los medios de comunicación a que se abstengan de presentar a la mujer como un ser inferior, y de explotarla como objeto sexual y bien de consumo.

También llama a los Estados a adoptar medidas efectivas que incluyan normas legislativas pertinentes contra la pornografía y la proyección de programas en los que se muestren escenas de violencia contra las mujeres y menores de edad.

Igualmente, el video atenta contra lo señalado por la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (aprobada en 1994 en Brasil y mejor conocida como Belém Do Pará), y por la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) aprobada desde 1979.

La Convención Belem Do Pará establece el derecho de toda mujer a una vida libre de violencia que incluye, entre otros, a ser valorada y educada libre de patrones estereotipados de comportamiento y prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad o subordinación.

Por su parte, la Cedaw insta a los Estados partes a condenar la discriminación contra la mujer en todas sus formas y a seguir, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, una política contra la discriminación a través de adoptar medidas legislativas y de otro carácter, con las sanciones correspondientes.

convención belem

REACCIÓN TARDÍA DEL GOBIERNO

Luego de que el video estuvo al menos dos meses en circulación, las autoridades federales se pronunciaron tardíamente, pues ya desde antes grupos feministas, como el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos Humanos de las Mujeres (Cladem) en Jalisco, lo repudiaron en redes sociales por considerar que su contenido promueve la violencia de género.

Las feministas circularon en días pasados una petición en la plataforma virtual Change.org –con más de cinco mil firmas de apoyo–, para exigir que el video fuera retirado de las redes sociales.

También emitieron misivas a Jesús Pablo Lemus Navarro, alcalde de Zapopan, Jalisco (tercera entidad del país en declarar la Alerta de Violencia de Género), para que investigue la participación en el video de patrullas de la policía municipal.

Apenas este lunes 28 de marzo el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, reconoció en un comunicado que las mujeres suelen ser retratadas en campañas, programas televisivos, videos musicales, anuncios en prensa escrita, y otros materiales de comunicación, bajo diversos estereotipos que fomentan la violencia en su contra.

El funcionario expresó su rechazo al videoclip de Gerardo Ortiz y “exhortó” a los medios de comunicación, a las casas productoras, a las agencias de publicidad, a las y los usuarios de redes sociales, a las y los periodistas, y a la sociedad a evitar difundir contenidos que banalizan y promueven la violencia.

También dijo que instruyó a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) para que impulse medidas contra el uso de estereotipos en la comunicación, e implemente, junto con la subsecretaría de Normatividad de Medios de la Segob, un “programa de sensibilización” dirigido a quienes generan contenidos en medios.

Asimismo, de manera tardía, la Conavim difundió en redes sociales un cartel con una imagen del video de Ortiz y un fragmento de la canción en letras cursivas. Hasta arriba de la imagen un pequeño ícono señala: “video sexista”.

Para no quedarse atrás, este lunes el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) expresó “su más enérgica condena” al video, ya que –acotó– hace una clara apología del delito, justifica el homicidio y el feminicidio en medio de un contexto de violencia exacerbada contra las mujeres, que se expresa en la muerte de una mexicana cada tres horas.

PRONUNCIAMIENTOS A MEDIAS

Aimée Vega Montiel, académica del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CeIICH) de la UNAM, dijo a esta agencia que el video no debe tomarse como un hecho coyuntural, sino que demuestra la problemática estructural en los medios de comunicación mexicanos que a diario hacen apología de la violencia contra las mujeres.

Para la investigadora, quien en 2006 monitoreó emisoras de radio y TV e impresos del país, señaló que el videoclip de Gerardo Ortiz confirma lo que concluyó entonces, y es que la violencia de género constituye el hilo narrativo del discurso mediático.

Canciones