Ciudad de México.-Iker Casillas anunció el pasado mes de febrero que tenía decidido presentarse a las próximas elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol.

Cuatro meses después ha dado marcha atrás y ha comunicado que abandona la lucha electoral, a la que Luis Rubiales ya ha anunciado su intención de presentarse y buscar la reelección tras su llegada a la presidencia en el mes de mayo de 2018.

El todavía portero del Oporto considera que el adelanto en el proceso electoral, que ya está en marcha desde la pasada semana, no ayuda a que el proceso electoral sea lo justo y transparente que él considera debe ser, poniéndose a disposición de todos los estamentos del deporte y del fútbol español para colaborar en la mejora del mismo.

"Quería un proceso electoral justo, transparente y realmente participativo, pero no se ha apostado por ello".

Si el Consejo Superior de Deportes termina dando el ok, las elecciones podrían tener lugar el 17 de agosto, una vez que la Asamblea haya quedado constituida en los primeros días de julio. Los 140 asambleístas son los que deciden el nombre de presidente.

Casillas habla de que ahora mismo la actual situación económica y social que atreviesa España, invita a pensar en otro tipo de prioridades por encima de las elecciones.

Con este movimiento el panorama queda despejado para que Luis Rubiales sea reelegido y, todo hace indicar, que sin rival alguno.