Chilpancingo, Guerrero.- Parte de la impunidad que se vive en Guerrero es resultado del rezago que existe en  el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), dijo el alcalde de Chilpancingo Marco Antonio Leyva Mena.

En entrevista, el alcalde priista dijo coincidir con el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza quien sostuvo que lo más grave que enfrenta Guerrero es la impunidad.

"Tiene razón (el obispo) cuando yo fui legislador teníamos un grado de impunidad de cerca del 80 por ciento, y no creo que hayan variados las cifras, y creo que tiene que ver con el rezago del Poder Judicial, que seguramente el presidente, Robespierre Robles tendrá que estar atacando para que no se tenga un rezago arriba del 70 por ciento".

 Leyva Mena dijo que al no castigar a los responsables de cometer los delitos, los delincuentes actúan con mucho más confianza.

“El obispo tiene razón  si el delincuente sabe que comete un acto ilícito, y no se le castiga, pues obviamente actúa con mucho más confianza para poder hacer este tipo de conductas ilícitas”.

Sin embargo, sobre las declaraciones que hizo el fiscal general del estado, Xavier Olea Peláez, quien reconoció no tener la capacidad para enfrentar al crimen, Leyva Mena dijo que en ese asunto no se mete.

"Hay se la dejo yo al fiscal, ahí no me meto. Yo lo que creo es que el fiscal tendrá que platicar  con quien lo debe de platicar para que todo lo que le falta como en farmacia se lo surtan para que él pueda dar las medicinas".

Al primer edil se le preguntó sobre las acciones que se deben de implementar para combatir la impunidad, a lo cual dijo que se debe de revisar el presupuesto que de destina a seguridad pública, a la procuración e impartición de justicia, y revisar a los policías ministeriales.