De acuerdo a información oficial del IMSS ,se confirmó que el ojo extirpado al menor de 14 meses de edad, se encontraba en buen estado de salud, por lo que se concluye que el oftalmólogo, Armando Cisneros Espinoza, cometió negligencia médica.

“El cirujano no siguió los protocolos médicos y de información establecidos por el IMSS; de acuerdo con las evidencias y estudios de histopatológica realizados por el Departamento de Anatomía Patológica del IMSS, se desprende que la decisión tomada por el doctor que realizó la cirugía, no fue la correcta", recalcó el IMSS.

Según los especialistas, la esperanza de vida del pequeño  es de pronósticos reservados porque aún padece un cáncer congénito avanzado y su estado de salud sigue siendo delicado.