México.- Fueron suspendidos 4 funcionarios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por la compra de ventiladores a León, hijo del titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett.

El retiró temporal de sus cargos por faltas administrativas en la delegación Hidalgo son la titular del Órgano de Operación Administrativa Desconcentrada Estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Claudia Díaz Pérez, y tres altos funcionarios más.

De acuerdo con los reportes, ellos tendrán garantizado el ingreso mínimo del 30 por ciento de su salario que es considerado lo necesario para cubrir sus necesidades básicas.

La delegación del IMSS en Hidalgo se colocó en el ojo del huracán a inicios de mayo tras adquirir 20 ventiladores para la atención de pacientes con Covid-19, los cuales fueron adquiridos presuntamente de manera irregular a la empresa Cyber Robotics Solution, propiedad del hijo del Manuel Bartlett.

Ventiladores no eran aptos para atender Covid-19
Ante la polémica por la compra de 20 ventiladores presuntamente a sobreprecio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Hidalgo a León, hijo de Manuel Bartlett, se llevó a cabo una investigación.

Se determinó que los aparatos, con costo de 880 mil pesos a 1.5 millones cada pieza, no eran aptos para atender a pacientes enfermos del nuevo coronavirus.

En el proceso de responsabilidad administrativa y como medida cautelar provisional, se suspendió a Claudia Díaz Pérez, titular del Órgano de Operación Administrativa del IMSS; Luis Alberto Vamargo Cervantes, responsable del Hospital General de Zona Medicina Familiar No. 1; Francisco Villeda, encargado del Despacho de la Jefatura de Servicios de Prestaciones Médicas, así como Edgar Aarón Hernández Torres, ingeniero biomédico delegacional.

La baja temporal de los funcionarios será en tanto concluye la indagatoria de la Secretaría de la Función Pública (SFP) sobre el caso.

Por su parte, León Bartlett afirmó que los precios del equipo estaba entre los más accesibles del mercado, pues otras empresas llegaban a ofrecerlos por el doble, 3 millones de pesos cada uno.

Asimismo, afirmó que los procesos de adquisición de los ventiladores fueron completamente transparentes.

Con información de Carmen Aristegui