México.- El comisionado presidente del Inai, Francisco Javier Acuña, aseguró que para la segunda consulta convocada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, lanzarán una campaña de difusión para proteger los datos personales de los ciudadanos.

Expresó que estará “en guardia” para recibir posibles quejas de los ciudadanos que participen en ese ejercicio y consideren que no se protegió su información.

En entrevista al término de la sesión del Inai, Acuña Llamas dijo que exigirán a los organizadores —sea una institución pública o privada— que entreguen un aviso de privacidad, con el objeto de que la información sensible de los ciudadanos sea debidamente protegida.

El comisionado aseguró que al igual que en la pasada consulta ciudadana sobre el aeropuerto en Texcoco, el Inai, de ser el caso, abrirá un módulo de atención ciudadana permanente para atender posibles denuncias de aquellos ciudadanos que sientan que han sido vulnerados.

Sobre las cuatro quejas que se presentaron en el anterior ejercicio, organizado por el equipo de transición y la Fundación Arturo Rosenblueth, el comisionado presidente dijo que continúan en proceso.

No obstante, informó que la fundación ya fue notificada por el instituto para que aporte elementos sobre el uso y destino de los datos personales de las más de un millón de ciudadanos que participaron en la consulta del aeropuerto.

Acuña Llamas explicó que en esta nueva consulta, la prioridad para los organizadores debe ser el resguardar la privacidad de los ciudadanos, mientras que el instituto, como ocurrió en el ejercicio pasado, no se quedará cruzado de brazos.

“El Inai expondrá los elementos que tienen que guardarse y cuidarse para que la ciudadanía no quede desprotegida de su derecho. Si esto se desarrolla en días que no son laborales, abriremos guardia y desde la página institucional y las redes sociales informaremos a la ciudadanía sobre cuáles son las cuestiones que deben tomar en cuenta, como el aviso de privacidad”.

Aseguró que para el ejercicio debe haber una lista o una base de datos con medidas de seguridad adecuadas, pero, sobre todo, que se indique cuál será la finalidad de obtener los datos personales que se soliciten a los ciudadanos, así como el uso y tratamiento que se les dará.

El lunes pasado, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador anunció la realización de una segunda consulta, el 24 y 25 de noviembre, en la que se preguntará la viabilidad de tres proyectos, entre éstos el Tren Maya, así como 10 programas sociales que pretende lanzar en su administración.

López Obrador detalló que el proceso tendrá la misma mecánica que la realizada sobre el nuevo aeropuerto, pero ahora será pagada por los senadores de Morena y se preguntará la opinión sobre el tren que recorrerá el sureste, la construcción de la refinería en Tabasco y el proyecto del Istmo de Tehuantepec.

Explicó que instarán mil 73 casillas en los mismos lugares que en la consulta por el aeropuerto y, de la misma forma, se usará una aplicación y la Fundación Rosenblueth se encargará del conteo de los votos.

No se cuidaron los datos. Acuña Llamas expresó su preocupación de que en la primera consulta no se cuidó la información sensible que proporcionaron más de un millón de ciudadanos.

“No hubo el debido cuidado de la fundación que organizó la consulta para los datos personales de los ciudadanos que participaron”, dijo.

Recordó que los voluntarios que intervinieron tuvieron acceso a los datos personales que se encuentran en la credencial de elector, como el nombre, fotografía, dirección, CURP, clave electoral, entre otros, y no proporcionaron un aviso de privacidad.