México.- La Coordinación Nacional de Literatura del INBAL reconoció, a través de su cuenta oficial de Twitter, que el Premio de Novela José Rubén Romero fue vulnerado luego de que ayer se diera a conocer que las plicas del concurso con un monto de 200 mil pesos, fueron abiertas.

"La Coordinación Nacional de Literatura del INBAL y la Secretaría de Cultura de Michoacán lamentan que en la sede del Premio de Novela José Rubén Romero se hayan abierto las plicas de algunas obras participantes. Dado que el concurso está vigente, los autores podrán enviar nuevamente sus obras generando un nuevo número de folio", dice el tuit que publicó la coordinación que dirige Cristina Rascón.

Y agrega: "La confidencialidad de los datos de quienes envíen nuevamente sus obras será garantizada ante notario público, al igual que toda plica cerrada recibida durante la convocatoria. Ofrecemos disculpas a los autores afectados".

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literartura también publicó el mismo tuit reconociendo el lamentable hecho.

Ayer un periódico de circulación nacional, El Universal, dio a conocer que se abrieron las plicas de manera ilegal y se conocieron los nombres de alrededor de 40 autores que aspiran a obtener el galardón que premia a la mejor novela no publicada, cuya convocatoria sigue abierta y cierra el próximo 8 de junio.

El diario recibió un correo electrónico con un documento Excel que contiene los números de folio, referencias bibliográficas del autor, nombre del autor, fecha de registro en la plataforma digital y fecha de recepción de hoja de identificación en sede. Uno de los autores concursantes de ese listado confirmó a este diario que los datos que ahí aparecen son correctos, incluyendo el folio que recibió como participante, con lo que se comprueba que las plicas fueron abiertas.

En días pasados medios de circulación nacional denunciaron que otros dos premios nacionales de literatura, el de Ensayo Literario José Revueltas y el de Cuento San Luis Potosí Amparo Dávila, habrían sido también vulnerados luego de que un concursante aseguró que envió dos obras a uno de estos galardones y le notificaron que no podía concursar con dos obras, y que su nombre sólo pudo conocerse con la apertura de plicas.

Al respecto, el INBAL aseguró en un comunicado que “en ningún caso se han abierto plicas de cualquiera de los Premios”. Ahora, la evidencia demuestra que al menos en el galardón que entrega la Secretaría de Cultural a través del INBAL y el gobierno de Michoacán, a través de la Secretaría de Cultura de ese estado, sí fueron abiertas porque en ningún caso y por ningún motivo se conocen los nombres de los concursantes, incluso no son públicos ni siquiera cuando se ha dado a conocer el ganador. Las plicas de los no ganadores se destruyen siempre.

De acuerdo con las bases del premio el ganador recibirá un diploma y la cantidad de 200 mil pesos, para participar se siguen las instrucciones de la plataforma, al concluir el registro se genera una plica con folio, misma que es llenada a mano por cada autora o autor, y enviada por correo postal o mensajería a la dirección indicada en dicha plataforma. Se entiende por plica una hoja con los datos de contacto del autor en sobre cerrado. Por fuera, el sobre llevará rotulado el título de la obra y el seudónimo.

Otros premios también han estado en la mira desde que Cristina Rascón asumió la dirección de la Coordinación Nacional de Literatura del INBAL, el Premio Internacional Alfonso Reyes, cuyo estímulo se redujo en 50% para quedar en 300 mil pesos, mientras que el Premio Bellas Artes de Ensayo Literario Malcolm Lowry fue eliminado tras considerarse que ya existe otro dedicado al género, por lo que sólo se mantendrá el Premio Bellas Artes de Ensayo Literario José Revueltas.