Más de 10 millones de habitantes se quedaron este lunes sin agua en Nueva Delhi tras varios días de violentas protestas de miembros de una comunidad del norte de India, que han causado al menos 19 muertos y unos 200 heridos.

Los manifestantes han dañado la infraestructura del sistema que lleva agua a Nueva Delhi desde el canal de Munak, en el estado de Haryana, menguando el suministro del vital líquido a la capital india, dejando este lunes sin agua a más de 100 millones de capitalinos.

Keshav Chandra, autoridad del consejo de aguas de Nueva Delhi, informó que el ejército ha tomado el control del canal y que se requerirá de al menos tres o cuatro días para reparar los daños en la infraestructura.

Fuerzas paramilitares e ingenieros especializados tratan de restaurar el flujo de agua desde el canal de Munak a Nueva Delhi, que recibe alrededor del 60 por ciento de agua desde el estado de Haryana.

En espera de que el suministro de agua se reanude, cientos de tanques de agua son enviados a la capital india, además los colegios estuvieron este lunes cerrados.

Los manifestantes, miembros de la comunidad agrícola jat, perteneciente a una casta humilde, continúan sus protestas en demanda de ayudas del gobierno a nivel estatal y federal, como puestos garantizados en el gobierno o plazas en las universidades.

Los inconformes, que comenzaron sus protestas hace una semana, reclaman una cuota del 27 por ciento en empleos del gobierno o plazas universitarias para su comunidad.

Al menos 19 personas han muerto y otros 200 han resultado heridas por disparos de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes desde que las protestas se tornaron violentas el viernes pasado, según fuentes policiales.

Notimex