Indígenas nahuas de Coamanzingo, Chilapa, denunciaron en asamblea del pueblo que los recibos de consumo de energía eléctrica emitidos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) les llegan con cantidades que van de los tres mil a los 10 mil pesos cuando habitan en pequeñas casas de adobe y el suministro es deficiente y débil.

Ante esto, los indígenas decidieron adherirse a la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) de la Montaña para exigir al gobierno el establecimiento de una tarifa preferencial que beneficiaría a poblaciones marginadas, además de demandar un servicio de calidad y un alto a los abusos por parte de la paraestatal en sus delegaciones locales, porque a pesar de que los técnicos no acuden a medir el consumo de energía, los recibos llegan con cargos impagables para las familias de escasos recursos económicos.

Durante la asamblea efectuada la semana pasada, según informó Félix Ramírez Sierra, uno de los voceros de la comisión de prensa de la UPOEG este día en Tlapa, se tomó protesta al comité que tendrá la labor de vigilar a la CFE y estar al tanto del diálogo que ha pedido establecer la UPOEG, luego de varios años de movilización y cabildeo para solicitar una tarifa justa para 41 municipios de las regiones Montaña, Costa Chica y Centro.

Por Atlixtac se adhirió la cabecera municipal y la comunidad de Totoxocoyotl. Por otra parte, durante este día integrantes de la UPOEG avisaron que en comunidades de Tlacoapa y Copanatoyac se han registrado cortes de energía o fallas constantes en el servicio.