Guerrero.- Organizaciones de derechos humanos y autoridades comunitarias de Guerrero pidieron a los tres niveles de gobierno que respeten los sistemas de control que han implementado las comunidades indígenas para frenar la propagación de la pandemia Covid-19.

“Pedimos al gobierno federal, estatal y municipal, que no sólo respeten las decisiones comunitarias de establecer sistemas de control para la entrada y salida de muchas comunidades indígenas de Guerrero. Deben explorar mecanismos de apoyo, porque el esfuerzo de los pueblos es para evitar la propagación del coronavirus. Son medidas de protección drásticas, pero necesarias”, demandaron.

En un pronunciamiento público, las organizaciones de derechos humanos y autoridades comunitarias de Guerrero manifestaron que “están consternados” por la tragedia nacional e internacional que a su paso va dejando el Covid, 19.

Ante las secuelas destructivas del coronavirus, plantearon que es necesario implementar un Plan Nacional Emergente para cuidar la vida de millones de indígenas y afros que se encuentran a lo largo de todo el País.

Mediante la aplicación del Plan, exigieron que se respeten los mecanismos de control que han implementado en sus comunidades para limitar la movilidad de las personas así como la entrada y salida de turistas.

Además, solicitaron que cuando la propagación de la pandemia disminuya, se active un programa alimentario y se fortalezca la economía de los pueblos indígenas y afros.

Las organizaciones y las autoridades comunitarias también alertaron que desde hace semanas y debido a la pandemia, los jornaleros agrícolas están retornando y pueden estar contagiados.

LEE TAMBIÉN: Cierre de comunidades viola derechos de ciudadanos, dice legislador

Mientras que otros jornaleros requieren apoyo porque sobreviven con dificultad a la emergencia sanitaria en Estados Unidos.

“En Guerrero muchos han retornado y quizá en su regreso no tuvieron los cuidados sanitarios para evitar la propagación del virus que azota a nuestro país.

Como ustedes saben, miles de guerrerenses, al no encontrar esperanza de vida en nuestro estado y en el país, tuvieron que emigrar a los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU). En Nueva York, que ha sido uno de los epicentros que más ha golpeado la enfermedad a cientos de inmigrantes en los EE.UU, también ha cobrado la vida de muchos guerrerenses. Miles de indígenas de nuestro Estado sobreviven con dificultad en ciudades como Los Ángeles, Nueva York y Chicago”, afirmaron.

A través del Plan Nacional Emergente, urgieron a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) y al Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) a otorgar atención inmediata a los indígenas que trabajan en Estados Unidos ya que por el Covid-19 han perdido sus empleos.

De igual manera, solicitaron garantizar la atención médica a los jornaleros que están en Estados Unidos, la condonación de rentas y apoyos por muerte a causa de la pandemia.

El pronunciamiento público fue firmado por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, el Consejo Comunitario de Ayutla de los Libres, la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas, y los presidentes municipales de Xochistlahuaca, Cochoapa el Grande y Malinaltepec.