Chilpancingo, Guerrero.- Un grupo de aproximadamente 500 habitantes de la localidad indígena de Pueblo Hidalgo, municipio de San Luis Acatlán, desarmaron a policías municipales y los tomaron de rehenes, junto con funcionarios locales.

En demanda de que el presidente municipal priista, Agustín Ricardo Morales, otorgue 13 millones de pesos en efectivo para realizar obras, cientos de pobladores se concentraron esta tarde en el ayuntamiento de San Luis Acatlán.

La protesta se realizó de manera simultánea en el ayuntamiento y el cuartel de la policía municipal, luego de algunos minutos los habitantes desarmaron a policías y los tomaron de rehenes.

De manera extraoficial trasciende que son alrededor de 20 trabajadores que fueron llevados por el grupo de manifestantes, así como vehículos oficiales; entres los rehenes estarían directores de la SSP, Protección Civil y Tránsito.

Las protesta por parte de la localidad de Pueblo Hidalgo iniciaron desde el mes de marzo, cuando retuvieron al alcalde hasta que firmó una minuta de acuerdos que no ha cumplido, y hasta la fecha se han presentado bloqueos y ahora la toma de trabajadores.

A través de un comunicado, el ayuntamiento de San Luis Acatlán manifestó que algunos trabajadores fueron agredidos por los pobladores y expresó apoyo a las víctimas, así como a los trabajadores que tomaron de rehenes.

"Mi total rechazo a la violencia o confrontación física entre nosotros como hermanos indígenas PERO SÍ A LA APLICACIÓN DE LA LEY EN TODAS SUS FORMAS, hoy resulta cuestionable la actitud beligerante con la que se condujeron personas, que solo buscan dañar la imagen institucional de quien dirige en este momento las riendas del ayuntamiento", dice parte del comunicado.

No obstante en ninguna parte del pronunciamiento oficial se habla de sobre los trabajadores y policías retenidos por los pobladores.