#Trendy

Información que deberías borrar de Facebook para vivir tranquilo

La información que se comparte en las redes sociales puede ser clave y al final podría ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Por Redacción, 2018-08-11 13:30

México.- ¿Ha llegado el momento de reflexionar sobre el uso que le damos a las redes sociales? Después de varios años de fascinación y experimentación, pareciera que con las redes sociales ha ocurrido algo parecido a aquello que aconteció con la televisión y antes con otros medios de comunicación masiva: el romance un tanto ideal entre los usuarios y la plataforma se convirtió eventualmente (o demasiado pronto, para algunos) en una relación más bien desequilibrada, inclinada notablemente hacia los proveedores del servicio, interesados cada vez más en mantener a los usuarios activos pero sobre todo cautivos, y además con un elemento realmente novedoso: mercantilizar la información personal proveída sistemáticamente con su actividad.

En este contexto, quizá podríamos ahora preguntarnos por la importancia que tienen las redes sociales en nuestra vida actual, misma que no es otra más que aquella que nosotros mismos les damos. Esto puede parecer obvio, pero en ocasiones olvidamos que son nuestras decisiones y actos cotidianos los que construyen la realidad en la que vivimos. Y esto, claro, también es válido para la influencia en apariencia imponente que tienen las redes sociales en nuestra época.

A continuación compartimos nueve tipos de información personal que podrían ser motivo de esta reflexión. Algunos de los datos que compartes tan abiertamente, quizá sería mejor mantenerlos en reserva.

Tu fecha de cumpleaños

Muchas personas usan su fecha de cumpleaños como la base de numerosas contraseñas, en muchos casos en ámbitos relativamente importantes como los servicios bancarios, el correo personal u otros. ¿Bastaría saber tu fecha de nacimiento y tener un poco de imaginación para conseguir esas contraseñas?

A la mayoría de tus “amigos”

Hace tiempo un estudio señaló que el cerebro humano no puede manejar más de 150 relaciones personales, lo cual echa por tierra la pretensión de Facebook de contar con miles de “amigos”. Pero aunque no fuera así, vale la pena pensar en el uso que le das a Facebook y en las personas que son partícipes de esa actividad: ¿de verdad es necesario que ese hombre o esa mujer que conociste en una fiesta y a quien no volviste a ver esté al corriente de tu vida?

Tu número telefónico

Desde hace algunos años Facebook solicita el número telefónico como parte de sus datos básicos para tener un perfil, mismo que puede o no aparecer públicamente, pero que quizá en un descuido dejamos ver. ¿Te has imaginado lo molesto que podría ser que tu número telefónico cayera en las manos equivocadas?

Fotografías de menores

Si de por sí la infancia es una etapa de indefensión en la cual otro toma las decisiones por uno, en la era digital está ocurriendo un fenómeno que sin duda tendrá consecuencias en un futuro no muy lejano: el derecho a la imagen de los menores. ¿Pueden los padres u otras personas, por el solo hecho de ser adultos, hacer pública la imagen de un menor de edad? ¿Llegará el momento en que dicho mejor reclame la profusión de imágenes suyas que circulan en la red sin su consentimiento? E incluso ahora: ¿qué destino tienen esas imágenes?

Tu información de geolocalización

En un sentido similar al punto anterior, vale la pena considerar la relevancia de tu información de geolocalización para el mundo. ¿De verdad es muy importante que señales cuando sales de viaje, cuando vas a comer a un restaurante o cuando sales a correr al jardín más cercano? De algún modo no, pero también es cierto que otras personas pueden tomar esto como una ventaja.

A quienquiera que pueda afectar tu vida profesional

Las redes sociales pueden convertirse en una fuente un tanto ridícula de problemas en el trabajo, sobre todo cuando se usan sin responsabilidad. Quizá un día un incidente en tu trabajo te hizo enojar y corriste a “desahogarte” en Facebook hablando mal de tu jefe (a); quizá pensaste en una frase muy hilarante a propósito de un compañero (a) de trabajo y no resististe las ganas de compartirlo en Twitter; tal vez subiste a Instagram una fotografía que creíste muy graciosa, pero que en cierto sentido fue ofensiva para la empresa en la que laboras. Y las consecuencias fueron las esperadas: eso te acarreó algún tipo de problema laboral. Para evitar una situación como esta lo mejor sería, claro, que no tomaras las redes sociales ni como un confesionario ni como un foro para entretener al mundo, pero si no puedes controlarte, quizá te convenga al menos borrar de tus contactos a personas que has conocido en tu vida profesional y que quizá no quieras que tengan conocimiento de tu vida digital.

Tu situación sentimental

En los tiempos que corren, parece que el amor no existe si no se muestra en Facebook. La necesidad de ser mirados y aplaudidos, que las redes sociales tanto fomenta, tiene en el caso de las relaciones sentimentales un capítulo propio. ¿Pero vale la pena alimentar esa maquinaria? La recompensa, en efecto, puede ser placentera, y los creadores de las redes sociales entendieron este mecanismo humano a la perfección, ¿pero qué hay de la otra cara de la moneda? ¿Cuántos likes vas a tener cuando cambies tu estado de relación de nuevo a soltero (a)? Y en otro sentido, ¿por qué parece que hemos perdido la capacidad de disfrutar un hecho en sí mismo, en sus propios horizontes?

Fotografías del pase de abordar de un vuelo

Presumir un viaje es otro de los motivos recurrentes en las redes sociales, pero hay quienes no se conforman con el check-in en el aeropuerto, el hotel o el bar de moda en el lugar que visitan. Hay quienes toman fotos de los pases de abordar de su vuelo, cuyo código de barras puede ser el acceso a la información dada a la aerolínea para adquirirlos: nombre, número de pasaporte, método de pago, etcétera.

Información sobre tu tarjeta de crédito

Si alguna vez compartiste algún tipo de información sobre una tarjeta bancaria, quizá sea mejor que la busques y la elimines.

¿Qué te parece? ¿Has pensado sobre la importancia que le concedes a las redes sociales en tu vida?

#Sociedad

Papel de tickets de compra pueden causar cáncer: estudio

El bisfenol-A de los recibos de compra pueden alterar el equilibrio hormonal y conducir a diversas enfermedades

Por Redacción, 2019-01-17 14:30

México.-Los recibos de compra o tickets que están elaborados con papel térmico y bisfenol-A pueden alterar el equilibrio hormonal y conducir a malformaciones genitourinarias, cáncer e infertilidad, según un estudio internacional encabezado por la Universidad de Granada.

“Para el usuario son fáciles de identificar, ya que se trata de esos recibos que pierden lo impreso con el tiempo”, explica uno de los autores de la investigación, Nicolás Olea, quien analizó 112 recibos de papel térmico procedentes de Brasil, España y Francia.

Los investigadores analizaron la presencia tanto de bisfenol-A como bisfenol-S en los recibos de papel térmico que se usan diariamente, así como la actividad hormonal de estos.

Los resultados, publicados en la revista Environmental Research, revelaron que más del 90% de los recibos recolectados en Brasil y España contienen bisfenol-A, mientras que la actividad biológica anti-androgénica está presente en todos aquellos que contienen dicha sustancia.

A diferencia de estos, sólo la mitad de los recibos franceses tienen bisfenol-A. Esto debido a que el gobierno francés tomó medidas desde 2014 para la reducción del compuesto en el papel térmico.

En la actualidad, señala el estudio, existe una gran preocupación sobre la exposición inadvertida al bisfenol-A. Por lo que la industria ha buscado alternativas para su sustitución progresiva en muchas de sus aplicaciones.

“Lo malo es que la alternativa francesa parece ser el bisfenol-S, que lo hemos encontrado fundamentalmente en los recibos de ese país y rara vez en los españoles y brasileños”, destaca el catedrático de la UGR.

Esa sustancia, sin embargo, también es un disruptor endocrino con una mayor persistencia medioambiental y, por tanto, tampoco puede ser una opción válida.

#Sociedad

Ford lanza nueva camioneta pickup totalmente eléctrica

La marca norteamericana aprovechará la popularidad de su F-Series para ganar terreno en el mercado de los eléctricos.

Por Redacción, 2019-01-17 14:25

México.-Ford ha confirmado sus planes de lanzar una camioneta pickup F-Seriescon un motor de propulsión 100% eléctrica. Esto como un movimiento para que su modelo más vendido sobreviva a la transición que vive el mundo automotriz hacia la reducción de emisiones en su totalidad.

“Vamos a electrificar los modelos F-Series, será con baterías e híbridos” “, dijo el presidente de mercados globales de la compañía, Jim Farley, en una reciente conferencia automotriz, según Detroit Free Press.

La compañía cerró el 2018 celebrando que el F-Series es el pickup más vendido por 42 años consecutivos, mientras que el F-150 ha mantenido su dominio como el vehículo más popular de cualquier tipo en los Estados Unidos durante más de 35 años.

Ford confirmó recientemente que los pickup medianos serán un punto focal de su asociación reciente con Volkswagen. El fabricante de automóviles alemán ha proclamado su intención de dominar el auge de los vehículos eléctricos, haciendo del F-150 una opción aparentemente atractiva para la colaboración.

#Trendy

Recomendaciones para evitar que te gane el antojo

¿Estás a dieta pero tus antojos no te dejan en paz? Esto te interesa.

Por Redacción, 2019-01-17 14:21

México.-Típico que cada vez que comenzamos “la dieta” todo se nos antoja, sobre todo el azúcar y los alimentos poco saludables. Es de primera instancia creer que los antojos son consecuencia de alguna deficiencia nutrimental, sin embargo, estudiosos en el tema presentan varios argumentos en contra e insisten en que, a diferencia del hambre, los antojos solo refieren lo que el cerebro quiere y no necesariamente lo que el cuerpo necesita.

Un dato: las mujeres sufren más culpa y presentan casi el doble de probabilidades de experimentar un antojo en comparación con los hombres.

1. Evita tener hambre:

El hambre es uno de los principales estímulos del antojo, por tanto, es recomendable mantener horarios regulares de comidas.

2. Distrae la mente

Al sentir ese -no esperado- deseo por comer, intenta salir a caminar, leer o platicar con alguien. En momentos de mayor ansiedad, procura ejercicios de meditación o yoga.

Un dato: De acuerdo a un estudio de la Universidad de Plymouth publicado en 2015, jugar Tetris por tan solo tres minutos podría debilitar los antojos, y no solo de comida, también por el café, el alcohol, el cigarro e incluso el sexo.

3. Duerme lo suficiente

Dormir menos de seis horas diarias está relacionado con distintos problemas de salud ya que algunas hormonas se alteran y esto desencadena una mayor probabilidad por los antojos.

4. Mantén una buena hidratación

A menudo el cerebro confunde la sed con hambre, así, cada que surja un deseo voraz, bebe un vaso con agua simple y espera unos minutos, seguramente el antojo desaparecerá.

5. Aléjate de las tentaciones

Evita tener en casa azúcares, embutidos y productos ultraprocesados como galletas, bollería empaquetada, botanas y frituras, así no tendrás a la mano tentaciones.

6. Masca chicle

Algunos estudios han demostrado que la goma de mascar puede reducir los antojos y el apetito. Ojo, prefiere chicles sin azúcar.

7. Controla el estrés

El estrés puede provocar antojos de alimentos e influir en las conductas alimentarias, especialmente en las mujeres, además, estar estresado aumenta los niveles de cortisol, hormona relacionada con el aumento de la grasa abdominal.

8. Aumenta el consumo de proteína y fibra

Las comidas con alto contenido de proteína generan una sensación de saciedad más prolongada y las comidas voluminosas (ricas en fibra), nos hacen comer menos.

Alimentos recomendados: Verduras, frutas, leguminosas (haba, frijol, garbanzo, lentejas), semillas, pescado, huevo, aves, lácteos fermentados (yogurt, kéfir y jocoque) y quesos bajos en grasa (requesón, cottage, canasto, panela).

Un dato: aumentar el consumo de proteínas al 25% de las calorías diarias puede reducir los antojos hasta en un 60%.

La mayoría de los antojos se debe a factores externos y no precisamente a deficiencias nutrimentales. Comer consciente y detectar cuándo, dónde y qué es lo que detona el deseo por comer nos permitirá esquivarlos de forma más fácil.