Cientos de miles de electores acudirán hoy a las casillas en cinco estados de Estados Unidos para participar en una jornada que podría resultar decisiva en las carreras para definir a los abanderados presidenciales para el Partido Demócrata y Republicano.

La atención empero se centrará en el campo republicano, donde Donald Trump se mantiene como favorito para ganar los comicios en Florida, Missouri, Illinois y Carolina del Norte, pero no en Ohio, donde el gobernador de la entidad, John Kasich, aparece al frente de las preferencias.

Una victoria del millonario en Florida y Ohio lo colocaría en una irreversible posición para ganar la nominación presidencial al obtener un número de delegados suficientes para no ser alcanzado por ninguno de sus tres restantes oponentes.

Ambos estados representan un botín conjunto de 165 delegados, adicionales a los 72 en juego en Carolina del Norte, 69 en Illinois y 52 en Missouri.

Trump aparece ahora con 460 de los mil 237 delegados que requiere para hacer suya la nominación, seguido por Ted Cruz con 369, Marco Rubio con 163 y Kasich con apenas 63.

La jornada se inició temprano con la apertura de casillas en Ohio, donde el más reciente sondeo de opinión colocó a Kasich con un apoyo electoral republicano de 38 por ciento, seguido por Trump con 32, Cruz con 16 y Rubio con 9.0 por ciento.

En el frente demócrata, las elecciones podrían colocar a Hillary Clinton como la nominada virtual frente a Bernie Sanders, cuya campaña se vio fortalecida después de su sorpresiva victoria en Michigan la semana pasada.

Clinton, quien aparece ahora con mil 235 delegados frente a 580 de Sanders, es considerada la favorita para ganar en Florida y Carolina del Norte ayudado por el voto de los hispanos en el primero y de los afroamericanos en el segundo.

Aunque Sanders aparece abajo en las encuestas en los cinco estados a disputarse, el margen que presentan Illinois, Missouri y Ohio ha generado expectativas de que el senador por Vermont podría dar la sorpresa en algunos de esos estados.

Notimex