México.- Iniciarán los trabajos para rescatar los cuerpos de los 65 mineros que están sepultados en la mina carbonera ubicada en San Juan de Sabinas, Coahuila, desde 2006.

Así lo informó el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien, en Palacio Nacional, dijo que así se atiende el compromiso y la esperanza de los familiares de esos trabajadores.

En conferencia de prensa, el presidente sostuvo que el rescate de los cuerpos “es un acto de justicia y es un compromiso que hicimos desde hace algún tiempo”.

El presidente destacó que el rescate se hará y espera contar con la ayuda de Germán Larrea de Grupo México, responsable de la mina y los trabajos que se hacían cuando sucedió la explosión… aunque si no cuenta son su participación en los trabajos, de todos modos se harán.

El mandatario dijo que como presidente de la República ha tomado esta decisión y tiene facultades. "Podemos hacerlo. No creo que él se oponga".

En este sentido, comentó que serán consultados expertos y subrayó que las familias de los trabajadores fallecidos también cuentan con estudios y dictámenes que arrojan que sí se pueden rescatar los restos.

Subrayó que ya, a partir de este anuncio, la titular de la Secretaría del Trabajo, Luisa María Alcalde, va a empezar a trabajar con este propósito.

El 19 de febrero de 2006, ya al final del sexenio de Vicente Fox y el inicio del gobernador Humberto Moreira en Coahuila, sucedió una explosión en la mina ocho de la unidad Pasta de Conchos.

El hecho tuvo lugar alrededor de las 02:10 horas de aquel domingo, en la mina propiedad de Industrial Minera México, S.A. de C.V. (IMMSA).

Unos 11 carboneros que estaban en un nivel superior de la mina salieron "casi por su propio pie" con quemaduras de primero y segundo grado, dijo el entonces coordinador de seguridad de la empresa Minerales Monclova S.A, Gerardo Armando Díaz Cárdenas.

En los trabajos de rescate, sólo pudieron recuperar dos cuerpos de los 65 mineros: Felipe de Jesus Torres Reyna y José Manuel Peña Saucedo.

La empresa Industrial Minera México, S.A de C.V ordenó el 4 de abril de 2006, el cierre de la mina y el cese definitivo del rescate de cuerpos.

Esa compañía argumentó que entre el 25 por ciento y 75 por ciento de la mina estaría inundada.

Además, se dijo había "contaminación bacteriológica que podría contagiar a los rescatistas, sus familiares y poblaciones enteras", según un peritaje que llevaron a cabo ellos mismos.

Los familiares de los mineros decidieron actuar por su cuenta y en 2008 tomaron la decisión de emprender un rescate independiente, acusando de abandono a la empresa y al gobierno.

No obstante, unos días después, los cuerpos policiacos del estado llegaron a detener el rescate.

Javier Lozano, secretario del Trabajo durante el sexenio de Felipe Calderón, en febrero de 2011, rechazó cualquier posibilidad de rescate en Pasta de Conchos.