El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, ofreció un año de plazo a la población para que la violencia disminuya en la entidad, en especifico en la ciudad del puerto de Acapulco.

En entrevista con Carlos Loret de Mola para Primero Noticias, el mandatario estatal reconoció que hay problemas de inseguridad en el estado, sin embargo, dijo que "se enfrentarán con gran determinación".

-"¿Quién manda en Guerrero, los narcotraficantes o el gobernador?", le preguntó Loret.

- "Manda Héctor Astudillo. Hay problemas, pero hay decisiones por parte de estado", respondió el gobernador.

- "La gente dice que no se nota. ¿Cuánto tiempo le pide a la gente para que Guerrero esté en paz?", le cuestionó el periodista.

- "El tiempo correcto es un año más", acotó Astudillo.

"Se está haciendo un trabajo serio y responsable. Hay zonas en las que ha bajado la inseguridad y tenemos que efrentarlo con gran determinación. Estamos luchando, vamos luchando", dijo el gobernador, al afirmar también que la violencia ha disminuido en la entidad.

El mandatario guerrerense agregó que la entidad necesita el apoyo de la federación para resolver los problemas ya que "el gobernador solo no puede gobernar Guerrero".

El gobernador afirmó que en su estado trabajan coordinadamente  las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena),  Marina (Semar), Policía Federal y estatal, pero el mando lo tiene la Sedena.

Durante la entrevista Astudillo también insistió en un programa piloto en su estado para autorizar la amapola y la marihuana con fines de uso medicinal.

Sobre la medida anunciada ayer por el secretario de Gobernación, de quitarle al estado el  mando del Centro de Control, Mando, Comunicaciones y Cómputo (C-4) y dárselo a la Sedena, el gobernador dijo que el Ejército tiene personal más capacitado, y esta medida se llevó a cabo porque había "mucha relajación", como que el personal se saliera o que una persona vigilara 25 cámaras.

Este personal, aseguró el gobernador, no será despedidos sino asignado en otras actividades.