México.- Cada acto violento cometido en el país tiene un costo económico. La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional señaló en un reciente informe, que los delitos y la violencia en México, dejaron pérdidas económicas en 2018, equivalentes a 17 mil 886 pesos.

En Jalisco representa un 5.7 por ciento del Producto Interno Bruto estatal, según un estudio de sociedad civil y academia.

David Pérez Rulfo, director de Corporativa de Fundaciones señaló: "es casi el 5.7 del producto interno bruto de Jalisco, es un dineral y es todo el ciclo, por ahí se narra una historia en el boletín de un muchacho que se llama Juan, historia crediticia y que solamente reflexiona cuánto le cuesta una persona que le roban el celular, sobre todo si hace todo el proceso de ir a denunciar, pierde probablemente todo el día ocupado el celular tiene un costo entonces todos esos costos son ocultos porque nadie los cuestiona pero alguien le cuesta" comentó.

La inseguridad que se vive en el país, ha llevado a las empresas a invertir fuertes cantidades de dinero para evitar ser víctimas de la delincuencia.

De acuerdo con el especialista, los recursos asignados por las empresas para velar por su seguridad, durante el año 2018, ascienden a 1.52 billones de pesos.

"Cuánto le cuesta a una empresa el tener guardias de seguridad cuando no debería, cuánto le cuesta levantar rejas de protección cuando no debería, cuánto le cuesta a un empresario mandar un coche con gente armada de protección detrás de tráilers cuando no debería, estos costos no están medidos y este estudio es lo que está haciendo", agregó.

"Más o menos gastan en seguridad 20 mil millones, se puede construir cuatro trenes maya, y el año son cuatro y los puertos de Texcoco, la comparativa en cosas tangibles es lo que impresiona", dijo David Pérez Rulfo.

El estudio fue realizado por Corporativa de Fundaciones, en coadyuvancia con la Universidad del Valle de Atemajac, y la Cámara de Comercio, con el objetivo conocer el impacto económico que tiene la inseguridad en los ciudadanos.

"Qué tal si le sumaremos las pérdidas en el producto interno bruto que deja la inseguridad nivel nacional, sin duda seríamos una potencia mundial", agregó.

La inseguridad también ha generado desempleo, pues existen empresas que tuvieron que cerrar sus puertas por las extorsiones que sufrieron de parte de miembros del crimen organizado.