Chilpancingo, Guerrero.- A 31 años del sismo de 1985, el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores afirmó que aún no es suficiente la cultura que se tiene en materia de Protección Civil.

En entrevista, tras el simulacro de sismo de 8.1 grados que se llevó a cabo en el palacio de gobierno estatal, el mandatario estatal indicó que en Guerrero hace falta una mayor cultura de prevención, pues aún es insuficiente, no obstante que la entidad ha sufrido las consecuencias de fenómenos como los ciclones Ingrid y Manuel, y el Huracán Paulina.

“Sin duda, a partir de ese acontecimiento (el sismo de 1985) que marcó a los mexicanos y mexicanas, se ha impulsado una nueva cultura de protección civil, que debo reconocer no es suficiente, porque aún con lo que hemos vivido como Ingrid y Manuel, y el huracán Paulina,  y todo lo que ha vivido Guerrero, hace falta más educación para la prevención", señaló.

Astudillo indicó que en estos momentos las autoridades de protección civil están en alerta por el tema de las lluvias, las cuales sí son predecibles, y se espera que continúen hasta finales de octubre.

"Ahora en Guerrero el tema son las lluvias, sin olvidar que estamos en zona altamente sísmica, y ante eso hay que recordar lo de septiembre de1985", dijo.

De acuerdo con cifras de la secretaría de Protección Civil estatal, en Guerrero habitan entre 25 mil y 30 personas en zonas de alto riesgo, pues están asentadas en terrenos vulnerables a derrumbes o inundación.

En ese simulacro, el gobernador estuvo acompañado por el secretario de seguridad pública, Pedro Almazán Cervantes, y el secretario de Finanzas, Héctor Apreza Patrón.

El simulacro

Con un saldo hipotético de tres personas lesionadas, culminó en Chilpancingo el simulacro de sismo de 8.1 grados en la escala de Richter, que tuvo epicentro en el municipio de Atoyac de Álvarez.

De acuerdo con el secretario de Protección Civil estatal, Marco César Mayares Salvador, en el estado participaron alrededor de 1 millón de personas, entre empleados gubernamentales, y de empresas.

"El resultado del simulacro son tres personas lesionadas, una en el  edificio Centro,  otro en el edificio Costa Chica,  y otra en el edificio Montaña,  sin daños al inmueble (...) también tenemos alertamientos de tsunami, los cuales los maneja la Secretaría de Marina en coordinación con la secretaria de  Protección Civil", informó Mayares Salvador.

En Chilpancingo, el simulacro más grande se llevó a cabo en el palacio de gobierno estatal, en donde se elevó la Bandera a media asta en memoria de las víctimas del sismo de 1985.

En este edificio participaron alrededor de 3 mil personas, y fueron activados los cuerpos de emergencia, así como las brigadas internas de protección civil.

Además, participaron empleados gubernamentales que laboran en el edificio Juan N. Álvarez, en el Vicente Guerrero, y en el hospital general Raymundo Abarca Alarcón.

El simulacro es parte de las acciones que se realizan en el marco de la semana nacional de  protección civil, y del 31 aniversario del sismo de 1985, que dejó alrededor de 10 mil personas muertas, y 40 mil lesionados.