El presidente nacional de la Asociación Mexicana Hidráulica, Marco Alfredo Murillo Ruiz aseguró que en Acapulco, "hay un problema grave en la cobertura de agua" por su alto nivel de población.

Dijo que el problema radica en que tiene una población superior de habitantes al contar con tan sólo 62 por ciento de abastecimiento.

Entrevistado al término de la toma de protesta de Arturo Jesús Pala Carro como presidente del Consejo director de la Asociación Hidráulica, Murillo Ruiz señaló que "es preocupante" la calidad y cantidad de agua que se abastece.

"Esa agua que ustedes dicen que es agua potable, yo digo que no es agua potable sino agua de consumo; pero no tiene la calidad porque no reúne las características que establece la Norma 127, que es la norma de agua potable", explicó.

En su introducción la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994 señala:

El abastecimiento de agua para uso y consumo humano con calidad adecuada es fundamental para prevenir y evitar la transmisión de enfermedades gastrointestinales y otras, para lo cual se requiere establecer límites permisibles en cuanto a sus características microbiológicas, físicas, organolépticas, químicas y radiactivas, con el fin de asegurar y preservar la calidad del agua en los sistemas, hasta la entrega al consumidor.

Esta norma tiene entre sus objetivos establecer “los límites permisibles de calidad y los tratamientos de potabilización del agua para uso y consumo humano”.

Sin embargo, Marco Alfredo detalló que dicha norma la expide la Secretaría de Salud, quien tendría que vigilar su cumplimiento, “pero no lo hace pensando que le corresponde a la Comisión Nacional del Agua".

En ese sentido, mencionó que "ni la Secretaría ni la Comisión vigila la calidad de agua que llega a la población. No le está llegando agua que cumpla con los 46 parámetros de la norma y eso afecta directamente con la salud de la población".

Explicó que "si se invirtiera un peso en cloración del agua, que es uno de los 46 parámetros, simplemente para desinfectar el agua, permitiría economías de siete mil 840 pesos por cada peso invertido".

Por ello, calificó la situación "como un problema complicado" en cuanto a la calidad y cantidad del agua.

"No tienen la cantidad suficiente y no tienen la calidad necesaria para considerarla agua potable", resumió.

Consideró que existe poco o nulo abastecimiento del agua, por lo que se requieren obras de almacenamiento.