Chilpancingo, Guerrero. El dirigente de Morena en el estado, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, aseguró que las 31 visitas que ha hecho el presidente, Enrique Peña Nieto, a la entidad no han servido de nada, porque las cifras de pobreza, inseguridad, y corrupción no han disminuido.

En entrevista, Sandoval Ballesteros dijo que la visita que este lunes hizo Peña Nieto a Acapulco es una simulación, porque los comedores comunitarios, que forma parte del programa de asistencia social Cruzada Nacional Contra el Hambre, opera bajo la corrupción desde que Rosario Robles era titular de la Secretaría de Desarrollo Social.

En febrero del año pasado, la Auditoría Superior de la Federación concluyó que el programa de la Cruzada Nacional Contra el Hambre encubrió un fraude que costó al erario público alrededor de 845 millones de pesos, a través de cinco convenios firmados en 2013 con las universidades autónomas del Estado de México, y de Morelos.

Este lunes, el presidente Enrique Peña Nieto acudió a la comunidad de Tres Palos, municipio de Acapulco, para relanzar el programa de comedores comunitarios. Fue la visita número 31 de Peña Nieto a Guerrero desde que es presidente de México, lo cual, para Morena no ha servido para que la entidad salga de los últimos lugares de violencia, pobreza y corrupción.

“Es una simulación la visita de Peña; es decir, no tiene ninguna eficacia, ¿a qué viene? A pasear nada más, no ha cambiado nada en las 31 visitas que ha hecho, desde nuestro punto de vista las cosas están peor, tenemos la ciudad más peligrosa en Acapulco, somos el estado con más muertes violentas, imagínense: con la determinación del Ejecutivo federal de detener la ola de violencia en Guerrero no han podido hacer nada, eso es algo escandaloso”, señaló.

Añadió que las propuestas que ha hecho el presidente en Guerrero son sobre acciones ya hechas, y ejemplificó que las reuniones del gabinete de seguridad federal que en el estado ya existían. “Es ofensivo que vengan a tratar al Ejecutivo del estado (Héctor Astudillo Flores) como un ayudante. No hay una política de seguridad desde el gobierno, parece que el gobernador es un ayudante más del presidente, no hay respeto a la soberanía del estado, y no tenemos ningún resultado que pueda ser positivo de sus visitas”.

Consideró que más que la inseguridad y la pobreza, como lo expresó el Astudillo esta tarde frente al presidente de la república, la corrupción es el problema principal que enfrenta Guerrero, y lo que detiene al estado para salir de los últimos lugares de desarrollo en el país.

“El presupuesto del combate a la pobreza se va por corrupción; (igual) la impunidad; por corrupción hace que no se detenga la ola de violencia, y vemos que no se le ocurre nada a Astudillo para detener la violencia”, criticó.