México. Notimex- Desde el año pasado, cuando las primeras encuestas mostraban a Andrés Manuel López Obrador con una ventaja electoral por la Presidencia de la República, ha sido una preocupación para los empresarios", afirmó Jim Barrineau, gerente de cartera y codirector de deuda de mercados emergentes de Schroders.

De acuerdo con los analistas, el sector de los productos básicos, uno de los más prolíficos del país, así como la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y sus recientes esfuerzos de reforma, se consideran vulnerables si López Obrador decide "auditar" el sector petrolero.

"La resonancia del problema de la corrupción, que es la piedra angular de su campaña, sugiere que su liderazgo puede tener poder de permanencia a medida que la carrera se acalora", detalló el funcionario de Schroders.

"Incluso, sin revertir explícitamente la reforma original, detener la subsecuente apertura del sector petrolero sería visto como muy negativo", dijo Barrineau.

Barrineau explicó que la economía global está observando y esperando, nerviosamente, para ver si el presidente Donald Trump abroga el TLCAN, algo que amenazó con hacer la semana pasada mientras estaba en Davos.

Aunado a lo anterior, según los analistas existe otro grave riesgo que acecha a México, y son los comicios presidenciales.

López Obrador, un político veterano que alguna vez fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México, está intentando por tercera vez obtener el poder presidencial. Ahora, los empresarios globales ven su ascenso como un riesgo clave antes de las elecciones, lo que podría sacudir el ya tenue estado de las renegociaciones del TLCAN.

Hasta ahora, las conversaciones del pacto comercial se han visto principalmente a través del prisma de las preocupaciones internas en Estados Unidos, pero la opinión pública en México se está convirtiendo en un factor más.

"El mercado no tiene un precio para esto", dijo Barrineau, quien agregó que el peso mexicano ha tenido un fuerte desempeño en las últimas semanas.

A medida que la administración de Trump avanza con su propuesta de reiniciar las negociaciones del TLCAN, las conversaciones del tratado entraron este mes en su sexta ronda. Pese a que Trump sugirió que Estados Unidos podrían retirarse por completo, tanto Canadá como México han endurecido sus posiciones.

"Creemos que es probable que los empresarios sigan siendo cautelosos con respecto a México en relación con otros mercados emergentes. Incluso si las negociaciones del TLCAN son más fluidas de lo previsto, entre más se acerque la elección, más provocará la misma angustia en el mercado", expuso Barrineau.

Un México sin TLCAN probablemente tendría un crecimiento más lento, y es probable que este ya sea lento para los próximos años. El fuerte crecimiento de la economía estadounidense no se está traduciendo en un crecimiento mexicano mucho más rápido, como tradicionalmente había sido el caso, señalaron analistas.

Parte del lento crecimiento del país se debe a los altos precios al consumidor. México cerró 2017 con una inflación de 6.69 por ciento, lo que presionó al Banco de México para que mantuviera altos los costos de endeudamiento.

En años recientes, la actividad en México ha resistido una ola de crecimiento económico volátil en la región. No obstante, el crecimiento económico en México ha permanecido bastante estable, alrededor del dos por ciento.

“Las políticas monetarias y la credibilidad del banco central han logrado mantener las expectativas de inflación a mediano y largo plazo firmemente ancladas, a pesar de los cambios en la inflación actual”, dijo en entrevista para CNBC, Marcelo Carvalho, director de Investigación de Mercados Emergentes en Latinoamérica, para BNP Paribas.

Las negociaciones del TLCAN, sin embargo, son aún un comodín. Bajo el creciente riesgo de que el acuerdo colapse, el impacto a corto plazo en México podría ser significativamente negativo, especialmente si un presidente populista toma las riendas de la economía.

Este escenario puede significar un fuga de dinero extranjera y un aletargamiento de la actividad económica con menor creación de empleos, opinan los analistas.

En el mediano y largo plazo, no obstante, existe un potencial giro positivo si el final del TLCAN impulsa un esfuerzo constructivo hacia la diversificación comercial de México con otros socios.

Además de haber forjado pactos con Latinoamérica, diversos analistas apuntan que México ya ha firmado tratados de libre comercio con 46 países: “De hecho, la mayor fuente de dinamismo para las exportaciones mexicanas ha surgido recientemente de Asia y Europa”, dijo Carvalho.