El titular de la Sagadegro reconoció que la mayoría de los rastros en la entidad “trabajan en condiciones no aptas”

El secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de Guerrero (Sagadegro), Juan José Castro Justo anunció que la inversión para 2016 en el campo rebasa los mil millones de pesos que serán repartidos para el fertilizante en los municipios del estado.

Asimismo, sumó 800 millones de pesos correspondientes al Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria (PESA) – promovida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) – y el programa de Concurrencia de la Sagarpa.

Afirmó que se ha reunido con los alcaldes de los 81 municipios de la entidad para tratar el tema del fertilizante que se repartirán a los Ayuntamientos de todo el estado.

Recordó que se concertó en que la compra fuera bipartita entre la administración estatal y los municipios, y destacó que intención del gobernador, Héctor Astudillo Flores para que el fertilizante fuera gratuito para los productores.

Entrevistado antes del banderazo para la segunda etapa del rastro TIF (Tipo Inspección Federal), en la comunidad del Salto, municipio de Acapulco, Castro Justo dijo que existe un rastro por cada uno de los 81 municipios del estado, aunque reconoció que "trabajan en condiciones no aptas" o son clandestinos.

"Es un lugar en donde se hace la matanza y donde no se tienen las normas de sanidad, pero se está planteando trabajar en varios municipios", dijo.

En ese sentido, aceptó que los rastros en Guerrero no están certificados o no cuentan con calidad para laborar porque, dijo, no han pasado por un proceso de verificación en sus instalaciones.

Para el arranque de la segunda etapa del rastro en Acapulco, que se pretende culminar en mayo, se invirtieron 126 millones de pesos; 86 millones invertidos por el estado y  40 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

La obra generó 150 empleos directos y 3 mil 500 indirectos. El rastro, según datos del gobierno  de Guerrero, beneficiará a una población de 835 mil habitantes, sacrificando a 35 cabezas se bovinos por hora para abastecer la demanda de 12 mil 920 toneladas anuales.

El rastro cuenta con tres cámaras de refrigeración para 75 bovinos y dos cámaras para 90 cerdos.