México.- Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR), anunció que la dependencia a su cargo creará un grupo especial para investigar exhaustivamente los actos de violencia suscitados el pasado 17 de octubre y sentenció que Culiacán no sería otro Ayotzinapa.

“Esto no va a ser otro Ayotzinapa. Aquí se van a establecer las responsabilidades con toda precisión, con todo apego a la ley y con toda transparencia”, sostuvo.

En conferencia de prensa, el funcionario federal explicó que una vez que las pesquisas relacionadas con la captura y liberación de Ovidio Guzmán “El Ratón” hayan arrojado resultados, no habrá impunidad alguna. Asimismo, deslindó al Presidente de la República de toda responsabilidad con respecto al caso.

Gertz Manero aseguró que los resultados no serán cosa de un día para otro, toda vez que la FGR realizará un proceso de investigación “ejemplar”.

“La Fiscalía trabaja sobre la base de las denuncias que se presenten, estamos recibiendo ya las denuncias y vamos a iniciar un procedimiento muy claro y transparente. Evidentemente, no es una tarea del Presidente de la República una acción como la que se llevó a cabo en Culiacán”, sostuvo el Fiscal.

“Hay instituciones, individuos, funcionarios y servidores públicos que tienen esas tareas. Involucrar al Presidente de la República, me parece, algo absolutamente inaceptable. El Presidente tiene la obligación, y lo ha hecho, de preservar las estructuras del Estado, de defender la tranquilidad y el equilibrio de la población y la defensa de los intereses de la Nación; pero involucrarlo en una situación de esa naturaleza me parece absolutamente inaceptable”, añadió.

Pistoleros del narcotráfico lanzaron este jueves una oleada violenta de bloqueos y balaceras en la ciudad de Culiacán después de la captura de uno de los hijos del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, el “Chapo”.

El pasado 17 de octubre, los bloqueos de los sicarios, presuntamente gente del Cártel de Sinaloa, se extendieron a las salidas de la ciudad, que estaba prácticamente cercada con gente oculta en sus lugares de trabajo, en sus casas y la actividad comercial suspendida