México.- El mercado de gasolineras se abrió a la iniciativa privada hace cuatro años, y ya representan el 34 por ciento de las estaciones de servicio que hay en México. Es decir, una de cada tres gasolineras ya no es Pemex, sino que pertenece a Hidrosina, Oxxo Gas, BP, G500 y Exxon Mobil, según informó El Financiero con datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y las empresas.

Hasta el 2018, las empresas privadas acumulaban el 24 por ciento del mercado total establecido en territorio mexicano, de manera que los especialistas señalan el gran atractivo que representa el país por su gran consumo de gasolina.

“Diferentes marcas también son diferentes servicios, en algunos lugares estamos incluso hablando de nuevos productos, eso es bueno para el consumidor y para el desarrollo”, dijo Gonzalo Monroy, director de consultoría especializada GMEC.

El mercado de gasolineras en México ha registrado el surgimiento de nuevas marcas como G500, Orsan, Hidrosina y otras que se han visto en la necesidad de renovar sus marcas.

“Con esto se abren a la oportunidad de crecer en el mercado y de tener una nueva relación con sus clientes. Lo cual incluye también ofrecer hasta sus propios productos y servicios”, declaró Alejandro Montufar, CEO de la consultora PETROIntelligence.

La participación de las marcas extranjeras también se ha visto beneficiada en el país, donde el 16 por ciento de las 13 mil 282 estaciones con presencia en el territorio mexicano pertenecen a Shell, BP y Repsol. Además ya planean una expansión de hasta el 15 por ciento en el mercado para el caso de Shell, según detalla Bloomberg.

“La apertura de nuevas estaciones de servicio forma parte del plan de expansión de Shell publicado el año pasado, el cual incluye una inversión en México de mil millones de dólares durante los próximos 10 años y está enfocado en tres pilares: infraestructura, servicio, y producto” Murray Fonseca, director de downstream de Shell México.

Por su parte, Oxxo y 7 Eleven, acumulan el 17 por ciento del mercado de gasolineras que no son marca Pemex, en los dos casos gracias a su corporativo en Nuevo León.

“Estas empresas llevan muchos años en México, algunas hasta más de 20 años, pero siempre operaban estaciones como terceros...

“Con la reforma energética pudieron tomar al fin esas operaciones y consolidarlas en sus resultados. Son marcas que ya generan confianza en los consumidores”, aclaró Alejandra Marcos, directora de análisis y estrategia de Intercam Casa de Bolsa.

Hidrosina, Oxxo Gas, BP, G500 y Exxon Mobil en conjunto concentran el 61 por ciento de las gasolineras privadas en México ajenas a Pemex, sin embargo, la paraestatal se mantiene como el principal proveedor, debido a la falta de infraestructura y transporte que afectan directamente a su competencia.