México.- La Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac) e Industriales de Bolsas Plásticas de México (Inboplast) lamentaron que desde el 1 de enero se haya prohibido la entrega gratuita de bolsas de plástico en comercios y otros establecimientos de la Ciudad de México.

En un comunicado, los organismos expusieron que la reforma a la Ley de Residuos Sólidos se elaboró sin considerar estudios de impacto ambiental, lo que provocará más contaminación al medio ambiente y un impacto a los bolsillos de la gente.

Aldimir Torres Arenas, presidente de la Anipac, dijo que la obligación de utilizar bolsas compostables propiciará la importación de estos materiales que no se fabrican en México; además, la ley no establece claramente el sistema de verificación ni la respectiva sanción en caso de incumplimiento, lo que fomentará la proliferación de productos que se ostenten como compostables sin serlo.

"El tema de la sanidad es otro punto a considerar, ya que uno de los beneficios de reutilizar las bolsas de plástico para disponer la basura es que, al no ser expuesta al aire libre se evitan enfermedades infecciosas. A la fecha no hay una norma que contemple los materiales que tendrán las nuevas bolsas, así como quién vigilará que sean completamente compostables", expusieron.

Las bolsas permitidas serán las fabricadas con plásticos compostables; sin embargo las instancias es expusieron que estas no son reusables y generan más gases de efecto invernadero. En consecuencia, se contribuirá al calentamiento global, además, tendrán un costo para los consumidores de 1.50 pesos, aproximadamente.

En tanto, las "bolsas ecológicas" son hechas a base de polipropileno no tejido, un termoplástico semicristalino y tienen un costo promedio de 20 pesos, pero su uso debe de ser de al menos 50 veces para compararse con el impacto ambiental de una bolsa de plástico con material reciclado.

El presidente de Inboplast, Álvaro Hernández, sostuvo que las bolsas de polietileno y polipropileno equivalen a 428 millones de toneladas anuales, con un valor de 22 mil millones de pesos; y de los poco más de 293 mil empleos directos de la industria, más de 44 mil personas laboran en la fabricación del producto y se afectará a muchas familias con el desempleo.